LA REGIÓNSOCIEDADSUPER_DESTACADA

Rubén, el abuelo de Tolosa que a sus casi 90 trabaja como vendedor ambulante

Foto: Marina Espeche

Rubén Manzur nació en Bahía Blanca, lleva viviendo 40 años en Tolosa y está a punto de cumplir 89. Vive en una casita de 31 entre 525 y 526 junto a su esposa, jubilada también y actualmente su hogar es su punto de venta ambulante.

El anciano tolosano arma su mesita todos los días y se pone a vender diversos artículos, en la puerta de su casa. Hace unos 7 años empezó como vendedor ambulante en la puerta de un supermercado y luego se trasladó a su casa a seguir con dicha labor.

“Cuando veía que con la jubilación no podía vivir, tenía que inventar algo para ganar más plata. Cobro la jubilación mínima y no me alcanza”, sostuvo.

Su estado de salud no está bien, pero aun así el abuelo tiene que seguir buscando la manera de generar ingresos para mantener su hogar y sus gastos.

Manzur siguió con su descargo: “Ya no se que más hacer para subsistir, hoy en día todo subió de precio la luz, el agua, el gas, el teléfono, es un robo total, no tengo como defenderme, pero tengo que pagarlo igual. Entre los servicios y los remedios míos y de mi esposa, se nos va mucha plata más, vivimos solos acá y por eso tengo que ponerme a vender cosas“.

Foto: Marina Espeche

Rubén vende plantines, artículos de librería, ropa interior, condimentos, cremas y demás. Algunos vecinos de la zona los ayudan llevándoles comida, o dándoles donativos para que puedan revender y así incrementar sus ingresos. 

“Nosotros tratamos de cuidar nuestra casa y tratamos de mantenernos en pie. Aún tenemos la suerte de poder comer, pero no sabemos qué va a pasar el día de mañana“.

Foto: Marina Espeche

PASADO Y PRESENTE

Manzur trabajó en la construcción más de 30 años como frentista; sin embargo, su jubilación es poca y no le alcanza para vivir.

Rubén, quien nos atendió en el patio delantero de su pequeño hogar, relató el accidente que sufrió, el cual lo dejó muy grave. “Cuando viajaba en un micro Oeste, el chofer iba distraído y en un “lomo de burro” el micro saltó y salí despedido, rompiéndome la cabeza y con varias contusiones”.  Hasta el día de hoy, las secuelas de aquel accidente lo persiguen.

Al ser consultado sobre cuánto tiempo más pretende seguir siendo vendedor ambulante, el anciano respondió: “Estoy muy cansado de vender, si camino mucho me canso, pero tengo que salir a comprar de todo para venir y pararme acá y vender. Ya no quiero seguir más con esto, pero no lo puedo dejar“.

marina espeche

 

Antes teníamos la cocina llena de frutas, ahora tenemos que comprar una fruta y partirla en dos. No estoy acobardado de vender, pero ya estoy muy cansado de hacerlo..Hasta que Dios me de la fortaleza de seguir caminando, seguiré vendiendo”.

 

Foto: Marina Espeche

Sus productos los vende a precios muy bajos y aunque es consciente de que no gana mucho, el abuelo expresó que la ayuda es muy importante para él: “lo único que quiero es que la gente venga y me compre algo que seguro le será muy útil”.

vidArray

Por

También te puede interesar

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:LA REGIÓN