INTERÉS GENERAL

Potenciar Trabajo: quiénes podrían dejar de recibir el plan

“Nuestra idea de país es que el plan sea la emergencia, y el trabajo lo permanente”, afirmó Sergio Massa en su primera conferencia como Ministro de Economía. Esta semana, el Gobierno inició el proceso de doce meses para reordenar los planes sociales y beneficiarios del Potenciar Trabajo podrían quedar afuera del programa. 

A partir de mañana, el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación arrancará oficialmente el proceso, pero el titular de la cartera Juan Zabaleta ya comenzó a definir estrategias y buscar respaldo en los municipios. 

Según anticiparon, Desarrollo Social se encargará de diseñar operativos masivos por etapas en todo el país para relevar los beneficiarios de este plan. En esta primera etapa, la recolección de información se dará en la provincia de Buenos Aires. 

“Queremos saber su historia educativa, así como conocer más su trayectoria laboral, si tiene algún oficio, lo que permitirá avanzar en la transparencia y generar condiciones para que el que trabaje puedo hacerlo de la mejor manera, y para que el que no trabaja, pueda capacitarse o estudiar”, comentaron sobre los datos que solicitarán a los beneficiarios. 

 

 

Los encargados de realizar las auditorías serán estudiantes de la Universidad de Buenos Aires y la Tecnológica Nacional. Según detallaron desde la cartera de Desarrollo Social, los estudiantes comenzarán la semana próxima con las capacitaciones y, siete días después, arrancarán los operativos.

CÓMO SERÁ EL PROCESO  Y QUIÉNES QUEDARÍAN FUERA DEL PLAN 

Desde Casa Rosada explicaron que habrá distintas modalidades de relevamiento: por un lado, los encuestadores visitarán los lugares donde los beneficiarios trabajan y, por otro lado, habrá convocatorias específicas en clubes, predios o universidades.

Allí, los beneficiarios deberán responder alrededor de treinta de preguntas que recogerá información sociodemográfica de cada persona y datos sobre las actividades que realiza dentro y fuera del programa. 

Además, se les preguntará sobre su situación habitacional, socio educativa, y se los consultará puntualmente por la unidad de gestión a la que reportan.

 

 

Una vez recopilada la información, las Unidades de Gestión o Certificación (pueden ser gubernamentales o no) deberán constatar la participación del beneficiario en el programa y verificar el cumplimiento de la contraprestación obligatoria.

Según informó Economía, “quien no cumpla” con los requisitos y compromisos que impone cada programa “recibirá la suspensión del plan y, en paralelo, la liquidación se cruzará con las bases de datos de la Anses”.

Por

También te puede interesar

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.