jueves 05 de diciembre de 2019 - Edición Nº625
Editor Platense » Salud y Jubilados » 9 ago 2019

¿Existe tratamiento para la disfunción sexual en el adulto mayor?


Por:
Dr. Vicente Tedeschi (*)

Resulta importante destacar que la sexualidad en el anciano es un factor esencial en el mantenimiento de su calidad de vida. Es un terreno personal complejo, que debe abordarse y tratarse en lo posible en pareja, aplicando el sentido común. Una de las recomendaciones siempre válida para los mayores es no ocultar sus problemas, por muy íntimos que estos puedan ser, puesto que muchas veces la solución es sencilla y se evitará de esta forma sentimientos de frustración y angustia. Se contribuirá de esta forma a una mejor calidad de vida para la segunda partes de sus vidas.

La mayoría de los problemas tienen un origen multifactorial, donde unas causas son más influyentes que otras. El abordaje de las disfunciones sexuales en el anciano invita a un manejo multidisciplinar con la intervención por parte de varios profesionales, basándose en criterios geriátricos. Deben privilegiarse todas las formas de expresión sexual del individuo, basadas en sentimientos de amor compartido, y no en el resultado "mecánico" de la erección y el coito. Este abordaje se denomina rehabilitación sexual. 

Dependiendo de la enfermedad de base que lo afecta, el énfasis estará puesto en distintos aspectos: 

  • Si el paciente es alcohólico, el tratamiento debe orientarse hacia los aspectos psico-sociales y las complicaciones propias de la dependencia. 

  • Si es portador de una enfermedad osteoarticular como artritis, se debe educar sobre posiciones y para que se utilice una analgesia adecuada, sin perjuicio de lo cual pudiese requerir un reemplazo precoz de cadera si se trata de una mujer anciana. 

  • Si el paciente es portador de una enfermedad coronaria, se recomienda precaución, instándolo a asumir un rol más pasivo, con su pareja. No obstante, la actividad sexual puede ser asumida con seguridad si el paciente puede subir al menos dos pisos por las escaleras a ritmo normal, sin desencadenar angina de pecho. 

  • En el caso de accidentes cerebrovasculares, en que en un alto porcentaje de la disfunción sexual está ligada a la pobre autoestima y mala comunicación de pareja, se recomienda enfatizar en el apoyo psicoterapéutico de la pareja. Sin embargo, existen condiciones que requiere intervención terapéutica específica, que, en lo posible, debe ser abordada multidisciplinariamente, con presencia del urólogo, a fin de definir la mejor alternativa para el paciente. 

Entre las alternativas para el tratamiento de las disfunciones eréctiles se destacan, la terapia con hormonas, el uso de medicamentos, siempre indicados por el médico, la utilización de medios mecánicos como dispositivos externos o las prótesis. 

En el caso de la mujer, las intervenciones son de menor complejidad y pasan principalmente por la orientación a mejoría de la autoestima y la autopercepción de seguir siendo, en el tiempo, una mujer atractiva sexualmente, aceptando los cambios fisiológicos propios del envejecimiento. Entre los posibles tratamientos a considerar en la mujer está el uso de lubricantes cuando el problema es la atrofia vaginal o la hormonoterapia en el manejo de la menopausia. 

(*) Médico geriatra de destacada trayectoria

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS