sábado 24 de agosto de 2019 - Edición Nº522
Editor Platense » El Lobo y El Pincha » 4 ago 2019

ANÁLISIS

Gimnasia fue un Lobo desdentado y se empieza a preocupar

Cayó injustamente ante el Cuervo, y los números son cada vez más alarmantes


Por:
Mauricio Alejandro Bustos Crespi

Uno de seis es muy poco para el Lobo, sobre todo por cómo arrancaron sus rivales directos en la tabla de los promedios. Comenzó el torneo y el hincha de Gimnasia está mucho más preocupado que hace tres semanas atrás, cuando todavía no habían arribado el grueso de los refuerzos. Y esa preocupación es entendible, porque los rivales sumaron y el Lobo no dio señales de tener con qué dar la pelea. El camino es largo y no habrá que desesperarse, pero el soplo de aire que debía tomar, no llegó al Bosque este domingo y todos se fueron con la bronca atragantada.
En un análisis grueso del partido, se puede concluir que San Lorenzo no fue un justo ganador. Ni hizo méritos para ganar, ni el Lobo los hizo para perder. Pero los tres puntos se fueron para Boedo y la angustia se quedó en el Bosque.
El partido fue decididamente pobre, sobre todo por culpa de la visita, que no supo nunca como encarar el juego y fue un cúmulo constante de errores, pero sólo pudo sostenerse en partido por méritos de su arquero Navarro, y por la liviandad del tripero a la hora de atacar.
Pero más allá de la falta de punch de Tijanovich, Spinelli, Comba, Contin y Velázquez, el mayor problema de Gimnasia estuvo en el mediojuego, donde no termina de engranar el equipo, ya que ni marca, ni crea.
El técnico apuesta sin dudas a la experiencia en dicha zona, pero la estructura de su equipo está quebrada en dicho sector. El Gordo Mussis sigue sin aparecer y por momentos su fantasma asusta más que su presencia. El Caco García es muy lagunero y eso complica a la idea de juego. En tanto que Ayala no es cinco, y por momentos juega dándole demasiado espacio al rival. 
Y es debido a esto que Gimnasia apuesta todo en ofensiva a lo que puedan generar con su vergüenza combativa Tija y Comba. Y allí está el gran error, ya que estos jugadores veloces y verticales, ganan cuando sorprenden, pero no cuando aburren al rival apostando siempre por la misma fórmula.
Ahora tendrá el Lobo quince días para poner en forma a los últimos que llegaron. También para ver si puede recuperar a un Mussis que hoy por hoy le hace mal a Gimnasia, ya que pasea su impotencia por el campo de juego y no le da lugar a un pibe como Bolívar, que realmente deberá estar muy pero muy mal física y futbolísticamente para permitir entender la titularidad de Franco Mussis.
Un dato positivo que pudo sacar el Indio de esta fecha es que la última línea parece ir ganando en confianza y es, hoy por hoy, el sector más firme del equipo.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

100%
El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio