miércoles 23 de septiembre de 2020 - Edición Nº918
Editor Platense » Policiales » 12 jul 2019

Toda una vida al volante, cuidaba a su madre y padre de tres hijos


TAGS: GóMEZ, TAXISTA

Casi toda una vida manejando coches de alquiler. Jorge Alberto Gómez, el taxista que hoy perdió la vida luego de haber sido agredido en forma salvaje por por otro conductor en las calles de Ensenada el miércoles al anochecer, trabajó más de 25 años como chofer. Desde mediados de los '90 en la actual Línea Este de colectivos, entrado este siglo probó como remisero y desde hace 13 años, en un auto de alquiler en Ensenada.

“Creo que ni siquiera le hicieron alguna vez una multa. Es un hombre que conocía la calle, que sabía los códigos y que nunca tuvo una pelea”, contó a un medio porteño Guadalupe (22) sobrina del conductor que falleció luego de la golpiza que le dio Esteban González (27) quien este jueves al mediodía se entregó a la Justicia, pero que ahora está libre por mismos procesos judiciales (ver aparte).

Como se vio en las imágenes de las cámaras de seguridad del Municipio, fue una pelea absurda y despareja. Ocurrió este miércoles al anochecer en la esquina de 126 y 50, del barrio El Dique. Todavía no están claros los motivos de la discusión. Al parecer un roce o el paso demasiado cerca entre el Chevrolet Corsa que manejaba Gómez y una camioneta Amarok al mando de González.

Sí quedó en evidencia la brutalidad de las trompadas y patadas que González aplicó al taxista que apenas logró poner el antebrazo para amortiguar los impactos.

Todo en medio del paso de otros vehículos, motos y peatones que quedaban petrificados ante la escena. O no se animaban a intervenir.

Gómez se desvaneció a los pocos minutos y lo trasladaron al hospital Cestino de Ensenada. Pero a las pocas horas decidieron una derivación a un centro de mayor complejidad en Cañuelas. Es que el panorama era severo: politraumatismo de cráneo con pérdida de masa encefálica. Estaba en terapia con muerte cerebral, los familiares sólo pudieron verlo una hora al mediodía y hoy a la tarde falleció.

Gómez estaba divorciado y vivía con su madre, Laura, una docente jubilada, en la calle 127 de Villa Catela, Ensenada. Allí nació y creció con sus dos hermanas. Una de ellas falleció.

Tenía tres hijos mayores de 25 años que viven por esas manzanas de casas bajas. “Era reservado, un tipo bueno, ayuda baa la abuela en todo lo que podía y vivía para el trabajo.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS