viernes 24 de mayo de 2019 - Edición Nº430
Editor Platense » Salud y Jubilados » 20 abr 2019

La familia y los ancianos


TAGS: FAMILIA, ANCIANOS
Por:
Dr. Vicente Tedeschi, médico geriatra

El aumento de la longevidad, las fluctuaciones en la economía, la disminución de los espacios habitables y la falta de posibilidades de acceder a una vivienda propia, hacen que muchas familias deban convivir con sus ancianos. 

¿Qué puede hacer una familia con sus ancianos?

¿Cómo cuidarlos sin sobreprotegerlos?

¿Cómo ayudarlos a mantener su independencia?

¿Cómo compartir sus costumbres y anhelos? 

¿Cómo integrarlos a la vida familiar?

¿Cómo colaborar mutuamente con el funcionamiento de la vida familiar?

Estas y otras preguntas son las que preocupan a muchas familias que tienen ancianos en su seno y que debe convivir con ellos. La convivencia intergeneracional no es fácil, a pesar del amor por sus padres que sienten los hijos y del amor que sienten los padres por ellos. Cada una de las generaciones tiene sus costumbres, sus proyectos, su realidad, su intimidad y su forma de vivir.

Además los conceptos que se tienen socialmente de la vejez equiparan esta etapa de la vida con la enfermedad y la desgracia, tornando estos términos en sinónimos. Esta visión prejuiciosa de la vejez, adquirida en los primeros años de vida y solidificada con el transcurso del tiempo, no es inocua y dificulta seriamente la convivencia y también la visión de que lo pasado siempre fue mejor empeora la situación. 

Por un lado, se incorpora al autoconcepto de los propios viejos, contribuyendo trastornos emocionales como depresión o ansiedad. Por otro lado todo aquello que realizan los jóvenes es cuestionable y seguramente  apresurado en el tiempo.

Es necesario el cambio en la mirada social de la vejez y de la convivencia intergeneracional. 

Es necesario comprender que la vejez no es una enfermedad en sí misma, a pesar de las limitaciones y disminuciones aparejadas y que las nuevas generaciones tienen una distinta concepción de la vida, del trabajo, del ocio, de la educación de los hijos, de la convivencia, del horario estricto, de las conversaciones, del futuro, etc. . 

 Para ayudar a los ancianos a transitar esta etapa del ciclo vital, las familias deben tomar en cuenta dos variables: 
1. Autonomía, es decir la capacidad de afrontar con independencia distintas circunstancias de la vida. 
2. Sentido de pertenencia, es decir, el formar parte un grupo y sentirse a gusto en él. 

Las siguientes son algunas sugerencias que los miembros de una familia pueden adoptar para estimular a sus ancianos e integrarlos a la vida familiar para que puedan vivir juntos de la mejor manera: 

Mantener la vida activa: el viejo puede y debe mantenerse en actividad. Esta es la mejor forma de envejecer. Desde que nacemos exploramos el mundo y queremos movernos. Crecemos y tendemos a ser creativos, a investigar, a buscar actividades que nos satisfagan, a sentirnos útiles. Y esto sigue ocurriendo hasta la muerte.

¿Por qué pensar que en la vejez, el viejo no quiere moverse sino descansar todo el día? 

Tener proyectos conjuntos: la tendencia es separar al viejo de la comunidad y retirarle responsabilidades que cumplir o darle una que otra actividad «para que se entretenga» y «que no le haga mal»; pero en realidad el ser humano anhela el crecimiento y la autorrealización en cada etapa de la vida. Alentar a los ancianos a compartir metas, sueños y proyectos favorece un envejecer más sano y saludable.

Promover los afectos: cuando nacemos, dependemos de otro para sobrevivir. Cuando vamos creciendo, necesitamos confirmar que somos queridos. Y aprendemos a querer. El sentirse amado y valorado, tanto por pares como por la familia, renueva cada día el deseo de vivir y de hacer cosas. 

Cada familia debe saber que la vejez no es una enfermedad ni un problema. Los ancianos tienen un bagaje de experiencias que transmitir, mucho por hacer y vivir, y más aún por dar.

Cada miembro de la familia puede ser quien favorezca que la última etapa de la vida sea vivida en actividad, en plenitud, en armonía, con amor, comprensión y en mutua colaboración para afrontar el presente y para transitar hacia un futuro de una sociedad en la cual puedan vivir todas las edades con respeto y sin discriminación.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

100%
El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio