domingo 26 de enero de 2020 - Edición Nº677
Editor Platense » El Lobo y El Pincha » 21 mar 2019

ANÁLISIS

Hizo “Gimnasia” de la abogacía: solo rindió bien el Código Penal

Fue un Lobo desdentado, abúlico, enredado, desorientado y sin alma. El rival, con orden y ganas, lo pudo haber puesto entre las cuerdas… pero como no falló desde los doce pasos, se volvió a La Plata con el pasaje a 16avos de final de la Copa Argentina.


Por:
Mauricio Bustos

El análisis del juego albiazul marca a las claras que ningún tripero puede estar tranquilo de frente a lo que se viene. Los números del Lobo desde que asumió la conducción Ortiz dan positivo, pero no así la imagen del equipo y la apuesta a una superación de cara al futuro.

Ayer, en Santa Fe, se enfrentó a un conjunto limitado (como Gimnasia), pero con espíritu de lucha y una gran vergüenza deportiva. Y con esas únicas características destiño la diferencia de categoría, e hizo que varios de los experimentados del Lobo terminaran insultando al aire ante tanto espanto.

A diferencia de lo que hizo en el interinato anterior a que asumiera Pedro Troglio en junio del año pasado, esta vez el Indio se la juega con los de experiencia, y si bien anoche fueron estos quienes desde los 12 pasos le terminaron dando el pasaje de ronda en el Copa Argentina, la imagen que dieron durante los 90 minutos de juego fue muy pobre.

Faravelli no pasó inadvertido porque hizo todo mal; Silva siguió jugando de cualquier cosa menos de nueve; Mussis arrastró su falta de ritmo y fútbol por cada rincón de la cancha; Ayala pareció solo estar en cancha para la pelota parada, porque cuando giró la redonda estuvo en cualquier lado menos donde debió estar; Licht y Orejas mostraron más ganas que ideas, empujaron más de lo que jugaron y se equivocaron más de lo que acertaron, pero por lo menos no se escondieron. Por último, Coronel y Piovi no pasaron mayores sobresaltos porque el partido no los comprometió demasiado.

Lo mejor del Lobo estuvo sin dudas en los más jóvenes, en especial en los que ingresaron en el complemento. Chávez mostró pinceladas de calidad, de jugador distinto, pero parece ser que en Gimnasia hay más temor a malograrlo que a necesitarlo. Y lo mismo sucedió con Jesús Vargas, que cuando entró le cambió la velocidad y repentización al juego albiazul, pero tampoco es un ilusionista, por lo que si la pelota no le llega redonda, es poco lo que puede hacer pateando ladrillos.

Gimnasia ganó, y para los resultadistas será suficiente. Como bien dijo el técnico tras el partido, “a Gimnasia le hace bien conseguir resultados”. Pero si bien esto es cierto, el árbol no debe tapar otra vez el Bosque. Este equipo, o lo que quede de él, no tiene la jerarquía suficiente para afrontar lo que se le viene, y esto deberá ser aprendido de una buena vez por los encargados de tomar decisiones al respecto, que son los que se vienen equivocando, y feo, en los últimos tiempos,

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS