sábado 25 de mayo de 2019 - Edición Nº431
Editor Platense » La Plata » 14 mar 2019

PENSAR EN EL OTRO

A sus 71 años una vecina de Villa Elisa le da de comer a más de 80 familias por día

Lleva adelante el comedor comunitario "Los Angelitos de Villa Elisa"


TAGS: ELISA, VILLA, ANGELITO
Por:
Sofía Luz Vertua

Matilde del Valle Nieva de Medina se levanta todos los días a las 5 de la mañana para cocinarles a todas las familias que asisten a su comedor comunitario “Los Angelitos de Villa Elisa”. Con sus más de 70 años, lo primero que hace en el día es pensar qué puede preparar con los alimentos que tiene; todo lo que consigue es el resultado de las donaciones de los vecinos de la zona y comerciantes amigos.

Su comedor “Los Angelitos de Villa Elisa” funciona en su casa ubicada de 421 bis e/ 11 y 12 y es allí donde recibe de lunes a viernes entre 80 y 90 familias. Ella anota a todas las personas que quieren recibir su vianda diaria en un cuaderno para tener un control de todo lo que tiene que cocinar. No hay  espacio suficiente para que las personas coman ahí pero más allá de ser un impedimento, es la excusa perfecta porque Matilde prefiere que almuercen en familia.

BAJATE LA APP DE EL EDITOR PLATENSE PARA ESCUCHAR LA RADIO Y LEER EL DIARIO

Hace más de 20 años que Matilde alimenta a chicos y grandes. Su acción solidaria no paró en ningún momento sino que fue aumentando de acuerdo a la situación del País, por eso ella remarcó:  “Me nace del corazón. Hay mucha gente que no tiene un plato de comida y yo lo tengo. Entonces hago un sacrificio y cocino para aquel que no tiene en este momento. Yo miro mucho al prójimo y lo que necesitan.”
Con una sonrisa y una mezcla de tristeza en su cara, le contó a este medio:  “Yo me las ingenio, porque los chicos no pueden ir con el estómago vacío a la cama”. 

TODO A PULMÓN 

Su comedor no recibe ningún tipo de subsidio o ayuda por parte de la Municipalidad. En relación a esto prefiere no hablar, su rostro se transforma para mostrar una mirada de desesperanza y lo único que dice es que “nunca se acercaron.”

A pesar de eso, no hubo un día en que ella dejara de cocinar. “Hago sacrificios, busco la manera de que alcance”, expresó. Tiene un grupo de colaboradores fieles que se ocupan de que a ella no le falte nada, entre ellos se encuentran Sandra, Yanet, Andrea, Gabriela, Cecilia, Casandra, Nora, Diana, entre otros. 

Además de las donaciones diarias, Matilde recibe en el comedor botellas,  cartones, diarios, latitas, revistas y papeles que luego vende para poder comprar las garrafas con las que va a cocinar.

SOLIDARIDAD POR MÁS DE 20 AÑOS

Su mirada y ayuda al otro comenzó en 1996 en Nuestra Señora de la Misericordia junto a su esposo, allí pudieron levantar un comedor en la parte de atrás de la capilla que actualmente se llama Nuestra Señora de Luján con ayuda del intendente de ese entonces. 
Años más tarde, se trasladó a calle 421 e/10 y 11 en Villa Elisa; “era un galpón abandonado, nosotros le pedimos permiso al delegado de ese entonces, Mariano Ortega, para poder usarlo y fue ahí donde cocinábamos a leña”, contó Matilde.

Finalmente, en el 2007 abrió su comedor “Los Angelitos de Villa Elisa” en su casa, luego del fallecimiento de su marido. Hasta el día de hoy, 12 años después, continúa su labor diaria de ayudar al otro por el sólo hecho de ayudar, sin esperar nada a cambio. 
Matilde tiene todo anotado en varios cuadernos que guarda debajo de la tele de su pequeña cocina, allí registra la cantidad de personas que concurren a recibir el plato del día junto con fotocopia de DNI de cada uno de los integrantes de la familia. Además de eso, pide que le traigan una fotocopia de la libreta sanitaria de los niños para constatar que las vacunas estén al día. 

LEE TAMBIÉN SOBRE LOS PEKES, COPA DE LECHE DE BERISSO

“A parte controlo si los chicos van al colegio, si tienen las vacunas. Tengo un cuaderno con todas las fotocopias de las vacunas. Se las pido a los papás, si no las tienen yo misma los llevo y los hago vacunar”.

Actualmente pide mochilas, hojas de carpeta, cuadernos, lápices; todos los artículos escolares son de mucha ayuda. Para cerrar  manifestó:  “Espero que los chicos tengan un buen futuro, que sean alguien, que estudien, que tengan un título. Espero que haya más trabajo para la juventud.”


 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

100%
El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio