martes 19 de febrero de 2019 - Edición Nº336
Editor Platense » El Lobo y El Pincha » 30 ene 2019

Hace 25 años el Lobo se coronaba campeón de la Copa Centenario


Hace un cuarto  de siglo Gimnasia vivía uno de los días más gloriosos de su historia futbolística. El 30 de enero de 1994 jugó la final de la Copa Centenario en el Juan Carmelo Zerillo y pasó por encima en todo sentido al encumbrado River de Daniel Passarella y todas sus figuras. Aquella tarde brilló el conjunto dirigido por el desaparecido Roberto Perdimos y con goles de Hugo Romeo Guerra, Pablo Fernández y Guillermo Barros Schelotto superó al millonario por 3 a 1 y se alzó con la Copa que la AFA había puesto en juego como conmemoración de sus 100 años de existencia.

Vale recordar que de la competencia oficial participaron los mejores veinte equipos de Argentina y el Lobo dejó afuera en primera instancia a Estudiantes y luego a Newell´s, Belgrano y por último, en la tarde del 30 de enero de 1994, derrotó a River en un partido dirigido por el inefable Javier Castrilli.
En el Lobo, el Mariscal Roberto Perfumo había asumido como DT, luego de que la dupla Carlos Ramaciotti y Edgardo Sbrissa, llevaran al equipo hasta la instancia final. Y para esta histórica final ante River, el DT decidió formar con: Javier Lavallén; Guillermo Sanguinetti, Pablo Morant, Hernán Ortíz y Sergio Dopazo; Pablo Fernández, José María Bianco, Pablo Talarico y Gustavo Barros Schelotto; Hugo Romeo Guerra y Guillermo Barros Schelotto.
Por su parte, Daniel Passarella, técnico millonario decidió  arrancar con Sergio Goycochea, Hernán Díaz, Guillermo Rivarola, Ernesto Corti y Pablo Lavallén; Julio Toresani, Leonardo Astrada, Sergio Berti y Ariel Ortega, Facundo Villalba y Walter Silvani.


El partido fue intenso y el Lobo ejerció una mayor convicción durante la primera etapa. Sin embargo el grito de gol se hizo esperar hasta el final de ese primer tiempo, cuando sobre los 44 minutos los 25000 triperos que colmaron “los tablones” estallaron de felicidad cuando el uruguayo  Hugo Romeo Guerra definió con maestría y puso la historia 1-0.
Ni bien arrancó el complemento la visita buscó aguar la fiesta y sobre los 3 minutos igualó el marcador con tanto de Villalba.
Pero estaba claro que esa sería la tarde del Lobo, que siguió yendo para adelante y marcando claras diferencias con su rival. Y sobre los 31 minutos el “Moncho” Fernández convirtió el 2-1 para el júbilo del pueblo albiazul y luego el Melli Guillermo puso el definitivo 3-1 para que la alegría ya fuera irrefrenable. Gimnasia sumó su segunda estrella luego de la obtención de la Copa Estímulo en 1929.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS