lunes 11 de noviembre de 2019 - Edición Nº601
Editor Platense » La Región » 22 ene 2019

Mientras los familiares de Gissella redoblan los pedidos de ayuda para dar con su paradero, la policía se llevó de IOMA las grabaciones de seguridad para estudiar los movimientos de Campos

No hay novedades sobre el paradero de la odontóloga platense y las redes sociales son el canal elegido por sus allegados para encontrar datos de sus movimientos


Tras conocerse el suicidio de Abel Casimiro Campos justo  en el momento en que la policía pretendía detenerlo para tomar conocimiento de sus últimos movimientos y su implicancia o no con la desaparición  de Gissella Solís Calle, sus familiares y allegados  redoblaron la preocupación y la búsqueda desesperada de la odontóloga platense.
Las redes sociales se inundaron nuevamente del pedido de colaboración para dar con  Gissella: “Necesitamos llegar a todos los que puedan aportar datos de sus movimientos en los ultimos días para encontrar a Gissella”.
#BuscamosAGissella, continuamos la desesperada búsqueda por encontrarla tras el suicidio de quien fuera su pareja. Es fundamental que puedan aportar datos quien haya visto algo en estos días.


Vale destacar que a pesar del hermetismo de los pesquisas por dar información de lo ocurrido con  el suicidio de su ex pareja, se supo que la policía logró dar con el paradero del hombre y cuando llegó al hotel con el propósito de tomarle declaración para obtener datos que ayuden en la causa, se disparó. 
Según informaron fuentes cercanas a la investigación, dentro de la habitación hallaron la propia citación judicial para que presta su testimonio, como así también una carabina calibre 22, un cuchillo y un pasaje de ómnibus con destino a Lobería, entre otras pertenencias personales.
El hombre, identificado como Abel Casimiro Campos de 55 años, un ex combatiente de Malvinas que trabajaba en IOMA, con el que salía desde hacía 6 años, había sido citado a declarar y no había regresado de la Costa, según habían informado familiares de la profesional. 
Por la tarde la  DDI estuvo justamente en IOMA Sede Central, 46 entre 12 y 13, y se llevó las grabaciones de las cámaras de seguridad de la institución. Según el personal a cargo de las mismas, los investigadores querían ver a Campos cómo se movía y que ropa vestía cada día. Se llevaron las grabaciones de las cámaras desde el martes al viernes de la pasada semana.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS