viernes 14 de diciembre de 2018 - Edición Nº269
Editor Platense » Política y Economía » 3 dic 2018

En los últimos seis meses creció un 3,7 por ciento la malnutrición en el área metropolitana de la provincia de Buenos Aires

La Organización Barrios de Pie presentó un relevamiento que indica que el 46,7% de los pibes de la Provincia no tienen una dieta adecuada. Una bomba de tiempo pensando en la Nación hacia el futuro.


Por:
Mauricio Bustos

El 46,7 por ciento de los niños, niñas y adolescentes de la zona metropolitana de la provincia de Buenos Aires sufren malnutrición, según un relevamiento realizado por el Movimiento Barrios de Pie en sus merenderos y comedores populares. El anterior relevamiento había arrojado el 43%. Es decir que en seis meses empeoró un cuadro que ya estaba complicado para la salud de quienes representan el futuro de la nación.

Sin dudas que estos índices están estrechamente relacionados a la inflación, la pérdida del poder adquisitivo, y la nula oportunidad que tiene gran parte de la sociedad de adquirir alimentos sanos y nutritivos.

“A vos no te va mal, gordito”, aquella frase lanzada en forma despectiva por el, por entonces, presidente Raúl Alfonsín ante los reclamos de un hombre durante una de sus presentaciones públicas resuenan cada vez más en la memoria y se hacen lamentable realidad en el pensamiento de nuestros dirigentes políticos.

El crecimiento de la malnutrición en un 3,7% en un corto periodo de seis meses es gravísimo, máxime si se tiene en cuenta que se da en un sector poblacional que no tiene demasiadas chances por sí mismo de modificar sus hábitos alimentarios, no por propia decisión, sino por sus bajos ingresos.

El informe presentado por la organización Barrios de Pie para la provincia de Buenos Aires (próximamente elaborarán el correspondiente al Gran La Plata), destaca un índice de obesidad del 20,5 y de sobrepeso del 22 por ciento. El problema es más marcado en los chicos de entre 6 y 10 años, lo que deja en claro que la dieta de los más chicos está llena de carbohidratos (dieta de bolsillo flaco) y de poca alimentación de calidad, cuyos costos son inalcanzables para muchas familias.

El alto porcentaje de obesidad es un reflejo de la malnutrición en los sectores populares, donde la dificultad para comprar alimentos ricos en nutrientes como carne, vegetales y lácteos lleva a una dieta basada, mayormente, en los hidratos de carbono. El arroz, las harinas, los alimentos con gran contenido graso –todos portadores de altos valores calóricos, pero con bajo contenido nutricional– son los ingredientes de mayor consumo entre las familias de menores ingresos. A su vez, el Estado provee a los comedores y merenderos populares de alimentos pobres en proteínas, en envíos donde las frutas y vegetales frescos son la excepción.

El censo que realizó esta organización incluyó 17.569 niños de 27 partidos del conurbano y la Ciudad de Buenos Aires, de los que fueron tomados su peso y talla. Como información complementaria, fue realizada una encuesta a 873 familias que concurren a los merenderos y comedores. Finalmente, se tuvieron en cuenta. además. los datos del Indicador Barrial de Precios (IBP), un relevamiento de los precios en los almacenes y mercados en los barrios populares, que mide cómo afecta la inflación en los sectores más humildes.

Los siguientes son los datos más relevantes del informe presentado en las últimas horas por Barrios de Pie:
• Entre los chicos de 6 a 10 años el sobrepeso alcanza 22,6 puntos y la obesidad a 25,3 de cada cien.
• Otra franja muy afectada es la de los lactantes (menores de 2 años), donde se encontró una malnutrición del 27,7 por ciento –con obesidad del 12,2 y sobrepeso del 12,5 por ciento.
• El 66,6 por ciento de los niños de los hogares encuestados se alimenta en comedores escolares o de organizaciones sociales por lo menos una vez al día.
• 77 de cada cien familias tuvieron que reducir el consumo de carne, 66 de cada cien el consumo de frutas y verduras, 65 de cada cien los lácteos.
• En el 30,6 por ciento de los hogares los niños y niñas menores de 10 años no consume la cantidad mínima recomendada de lácteos, y en el 7,3 por ciento ni siquiera los consumen.
• El 12 por ciento de los hogares consumen tres o menos veces a la semana algún tipo de carne, mayoritariamente de cortes con alto contenido graso y bajo contenido proteico, como alitas, carcaza, menudos, osobuco o picada. En contraste, el 41,7 por ciento de los hogares consume diariamente preparaciones a base de harinas como fideos o polenta.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS