viernes 14 de diciembre de 2018 - Edición Nº269
Editor Platense » Salud y Jubilados » 14 nov 2018

ESPECIAL PARA EL EDITOR PLATENSE

Día Mundial de la Diabetes. Cómo y por qué la actividad física es un pilar fundamental


Por:
Guillermina Negro, profesora de Educación Física (1) y Dr. Vicente Tedeschi (2)

Debemos tener en cuenta que cuando hablamos de diabetes, nos referimos a una enfermedad que se presenta cuando el nivel de glucosa en la sangre (azúcar en sangre) es demasiado elevado. Tengamos presente que la glucosa en el torrente sanguíneo es la principal fuente de energía y proviene de los alimentos. La insulina, es una hormona que produce el páncreas y que actúa como una llave, que permite y ayuda a que la glucosa de los alimentos ingrese en las células para usarse como energía. Pero sucede que algunas veces, el cuerpo no produce suficiente o no produce nada de insulina o no la usa adecuadamente y la glucosa se queda en la sangre y no llega a las células. Con el tiempo, este exceso de glucosa puede causar problemas de salud; aunque se sabe a ciencia cierta que la diabetes es una enfermedad que no tiene cura, las personas que la padecen pueden tomar medidas para controlar su enfermedad, mantenerse sanos y tener una mejor calidad de vida.

Los principales Tipos de Diabetes Mellitus son: Tipo 1, Tipo 2 y la Diabetes Gestacional. En el primero de los casos, la denominada Diabetes Mellitus Tipo 1: (insulinodependientes) el cuerpo se ataca a si mismo por error, el cuerpo directamente no produce insulina porque el sistema inmunitario ataca y destruye las células del páncreas que la producen; aunque puede aparecer a cualquier edad, por lo general, se diagnostica en los niños, en los adolescentes  y en los adultos jóvenes; y es en estos casos cuando deben recibir insulina todos los días para poder sobrevivir. En la denominada Diabetes Mellitus Tipo 2: (no insulinodependientes que es la más común de todas) se da cuando el cuerpo no usa la insulina adecuadamente y no puede mantener el azúcar en la sangre a niveles normales; en la mayoría de los casos se presenta en la mediana edad y en la vejez, pero a pesar de que puede darse a cualquier edad, incluso durante la infancia, no es tan frecuente. Se sabe que quienes tienen una mayor probabilidad de desarrollarla son los mayores de 45 años, quienes tienen antecedentes familiares de diabetes o sobrepeso; quienes son sedentarios (inactividad física), quienes tienen ciertos problemas de salud (por ejemplo los hipertensos), quienes tienen prediabetes (afección grave en la que los niveles de azúcar en la sangre son mas altos que lo normal) o bien, quienes tuvieron diabetes gestacional, en todos estos casos, tienen una mayor probabilidad de padecer este tipo de diabetes. En tanto que la Diabetes Gestacional: afecta a algunas mujeres durante el embarazo y desaparece, en la mayoría de los casos, después de que nace el bebe.

LA IMPORTANCIA DE LA ACTIVIDAD FISICA

La practica de actividad física es sumamente recomendable para las personas con Diabetes, sea cual fuere su edad, ya que la misma favorece el buen control metabólico de dicha enfermedad, aumenta el consumo de glucosa por el músculo que la utiliza como combustible durante el ejercicio; (hay una disminución de la concentración basal (reposo) y postprandial (luego de las comidas) de glucosa e insulina; se produce un aumento del gasto energético; se favorece el descenso de peso y evita la obesidad (siempre y cuando se lo acompañe de un buen plan alimenticio); se preserva y aumenta la masa muscular; mejora la función del aparato cardiovascular (reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares); mantiene, regula y controla la presión arterial; se normalizan los valores de lípidos en sangre (mantiene los niveles de colesterol y triglicéridos); mejora la sensibilidad a la insulina; aumenta la densidad ósea y previene la osteoporosis; aumenta la fuerza y la elasticidad muscular; evita la ansiedad, la depresión y reduce el estrés; en definitiva produce un bienestar general y mejora sin dudas, la calidad de vida de quienes la realicen de forma regular, sistemática y constante..

En la Diabetes tipo 2 (también conocida como la diabetes del adulto) se recomiendan actividades de tipo aeróbica (de resistencia) que involucren el trabajo de grandes grupos musculares. Entre ellas tenemos: hacer gimnasia, caminar, pedalear, trotar, bailar, nadar, acuagym (gimnasia en el agua), todas ellas actividades de bajo impacto y de moderada intensidad. Además de las actividades anteriormente mencionadas, es importante aumentar las actividades que se desarrollan en la vida diaria como por ejemplo subir por las escaleras en vez de utilizar los ascensores, bajarse unas cuadras antes del colectivo y caminar hasta llegar a destino, estacionar el auto mas lejos para poder caminar unas cuadras, jugar con los mas pequeños de la familia (hijos, sobrinos, nietos y bisnietos), o bien, realizar distintos tipos de tareas hogareñas como jardinería entre otros; y de esta manera, sin que no demos cuenta, todas estas actividades sumaran minutos y minutos de movimiento a lo largo del día, de la semana o bien del mes….También es fundamental realizar trabajos de fuerza acorde a las posibilidades, limitaciones y capacidad funcional de cada persona, dando hincapié especialmente a los grupos musculares mas importantes como lo son: las piernas, las caderas, la espalda, el pecho, el abdomen, los hombros y los brazos; tenemos muchas maneras de fortalecer la musculatura, por ejemplo, utilizando el propio peso corporal como resistencia (mediante las flexiones de brazos o los abdominales), levantando pequeños pesos libres (utilizando mancuernas, tobilleras o barras) o bien, haciendo trabajos con bandas elásticas entre otros.

Es verdad que aun no existe una cura definitiva para la Diabetes, pero si se puede reducir y mucho su efecto nocivo si se llevan a cabo hábitos de vida saludables. Tengamos presente que la actividad física regular, el plan alimentario adecuado y el tratamiento farmacológico son los pilares fundamentales para el control de la diabetes que es sin duda una de las principales enfermedades silenciosas. El programa de ejercicios a desarrollar debe estar orientado principalmente a controlar la glucemia (azúcar en sangre), a regular y mantener el peso ideal, a generar un bienestar psicofísico, a mejorar la calidad de vida de quienes la padecen y evitar así, la aparición de nuevas y futuras complicaciones.

(1) Profesora en Educación Física UNLP. (Universidad Nacional de La Plata). Miembro de AGA (Asociación Gerontológica Argentina) –Directora/Profesora del Gimnasio para Mayores de 50 años de la ciudad de La Plata.

(2) Médico gerontólogo

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS