viernes 14 de diciembre de 2018 - Edición Nº269
Editor Platense » Salud y Jubilados » 13 nov 2018

Envejecimiento, sociedad y ejercicio físico


Por:
Dr. Vicente Tedeschi (*) y Profesora Guillermina Negro

El envejecimiento poblacional es un fenómeno mundial de grandes repercusiones, se dice que una población está envejecida, si más del 5% supera los 65 años, o si más del 10% tiene 60 años o más. En los países desarrollados este proceso se inició en forma progresiva durante el siglo XX; pero en los países en desarrollo, como Latinoamérica y el Caribe, éste proceso se da en forma acelerada hace solo 20 o 30 años atrás.

La disminución de las tasas de mortalidad y de natalidad y el incremento de la esperanza de vida al nacer, explican en parte, el fenómeno de envejecimiento poblacional. El estudio de la dinámica poblacional (transición demográfica), transición epidemiológica y de las estimaciones o proyecciones realizadas para las próximas décadas, nos ilustra el panorama especial que se presentará en nuestras regiones, el cual exigirá a los gobiernos la formulación de Políticas, Lineamientos, Planes de acción, Programas y Estrategias que permita afrontar las diversas demandas de la población adulta mayor, con énfasis en la Promoción de la Salud, como principal estrategia para lograr una vejez saludable, con la adopción de adecuados estilos de vida en condiciones sociales, económicas, y ambientales saludables.

El aumento de la expectativa de vida y el envejecimiento poblacional ya no son solamente hechos demográficos, sino que representan un cambio social que acarrea innumerables problemas que deberemos resolver.

Estamos convencidos que el envejecimiento no es sólo un proceso físico, síquico y social, sino que se ha transformado en un proceso físico, síquico, social, político e institucional, que compromete a los gobernantes actuales con los ancianos del presente y con los ancianos del futuro.

Conscientes de esta realidad y asumiendo la responsabilidad que nos compromete directamente con nuestros padres, nuestros hijos y con nosotros. mismos, debemos trabajar para lograr una sociedad en la cual todas las edades tengan las mismas oportunidades, para no solamente satisfacer sus necesidades básicas, sino que logremos cambiar de actitud para que con la participación activa de todos logremos el progreso de nuestra sociedad, dentro de un marco ideológico adecuado a las necesidades nacionales.

Los principales pilares del progreso son la educación, la salud, el trabajo, la libertad, la buena alimentación, la seguridad social, la recreación y este proceso de PROGRESO siempre va acompañado de un envejecimiento poblacional.

Por lo tanto podemos aseverar que “El envejecimiento está ligado al desarrollo y las personas mayores saludables son un recurso para sus familias, sus comunidades y la economía"

Se ha demostrado que las necesidades de cambio que se van produciendo dentro de la sociedad moderna nos llevan a conocer nuestra realidad haciendo un correcto diagnóstico situacional de nuestro propio envejecimiento poblacional para el posterior diseño de programas específicos según esta realidad, desarrollando una cultura que revalorice al adulto mayor; atendiendo las condiciones sociales, de recreación, de uso del tiempo libre, a la adecuación de mobiliario e infraestructura de acuerdo a las necesidades y limitaciones del adulto mayor y con una promoción, auspicio y patrocinio de disciplinas académicas que versen sobre la gerontología social como así también de la promoción y fomento de la organización de las personas adultas mayores y de la adecuación del Sistema de Salud para afrontar esta futura situación.

Los geriatras, médicos especialistas en la vejez, han clasificado en tres categorías los ciudadanos mayores según Shepard, "la actividad física tiene el  mayor potencial para favorecer la salud durante el envejecimiento". El punto fundamental en el manejo del paciente de tercera edad, es su incapacidad física y su falta de independencia. Por tal razón, en diferentes estudios se ha animado a las personas mayores a la realización frecuente de actividad física y ser más activos.

El objetivo es lograr que la persona mayor logre mantener más  independencia por más tiempo, con mejor capacidad funcional. Es decir, mantener la destreza en la movilidad, lo que involucra varios sistemas, como el corazón, pulmones, músculos, articulaciones (como  rodillas y hombros).

(*) Médico Geriatra

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS