viernes 06 de diciembre de 2019 - Edición Nº626
Editor Platense » Salud y Jubilados » 21 sep 2018

¡Mantenga su cerebro joven y activo!

La actividad física, fundamental, para la memoria


Por:
Guillermina Negro, profesora de Educación Física (*)

Con el paso de los años las personas que realizan mas actividad física y llevan una vida con hábitos saludables tienen un menor deterioro cognitivo que aquellas personas que llevan una vida sedentaria (que realizan nula o escasa actividad física); comer saludable, descansar bien y ejercitar (cultivar) tanto la mente como el cuerpo, es el verdadero secreto para mantenerlos en optimo funcionamiento durante el envejecimiento (mens sana in corpore sano).

Hablamos de una pérdida normal de la memoria cuando nos olvidamos de varias cosas, como por ejemplo en donde dejamos los anteojos, las llaves, el bolígrafo y hasta de los eventos importantes. Estos olvidos forman parte del día a día, son naturalmente aceptados y están incorporados en las personas sin traer mayores repercusiones; cuando estos hechos se suceden en personas de edad avanzada, en ocasiones, son malinterpretados como un problema serio de la memoria.

Es verdad que con el envejecimiento nuestro organismo presenta una disminución gradual de sus funciones evidenciando dificultades para retener cierta información, lo que se denomina como PMAE (Perjuicio de la Memoria Asociada a la Edad); la misma no es una alteración que se deba relacionar obligatoriamente con una enfermedad, no interfiere en las actividades de la vida diaria ni tampoco representa necesariamente una deficiencia mental, (es pasible de ser compensada de forma eficaz mediante ejercicios mentales).

Cuando la pérdida de la memoria es una enfermedad los olvidos dejan de ser habituales pasando a dificultar las actividades de la vida diaria, necesitando como consecuencia de la ayuda de terceros, ahí si pasan a ser una verdadera preocupación. Recuerde que la perdida de la memoria no es normal en ninguna edad, a la primera señal de problemas, no dude en buscar ayuda profesional.

LOS BENEFICIOS DEL EJERCICIO FISICO

El ejercicio físico produce efectos más que beneficiosos en las personas con demencia como así también en aquellas personas que no la padecen. Es bien sabido que evolucionan cognitivamente de forma diferente aquellas personas que se jubilaron y se quedaron mirando la televisión que quienes se mantuvieron en actividad después de su jubilación; los músculos que no son ejercitados con propiedad se atrofian y se mueren (el cerebro actúa como un músculo, sus células responden a la estimulación, por lo tanto, mientras mas estimulemos el cerebro, mejor será).

Podríamos decir que son varias las teorías que explicarían este fenómeno, una de ellas habla de que la actividad física aumenta el flujo de sangre hacia el cerebro y el resto del cuerpo (provocando así una mayor entrada de nutrientes y un mejor rendimiento); y la otra sostiene que la actividad física estimula el crecimiento de las células nerviosas del hipocampo (la zona del cerebro en el que esta involucrada la memoria), estos cambios tienen como resultado que el cerebro incrementa la capacidad de adaptación, y por tanto, mejora los procesos de aprendizaje y el rendimiento.

En contra de lo que podría creerse, aun las personas muy mayores y con un grave deterioro cognitivo son capaces de mantener la atención si se les propone una ejercitación muy modulada donde deban escuchar, usar colores, texturas, objetos, o bien ser invitados a imaginar, bailar, caminar o moverse….las personas con demencia imitan todo lo que ven, todavía comprenden lo suficiente como para copiar lo que otros hacen.

La disminución en la memoria no tiene relación directa con la edad, sino con otro tipo de cuestiones. Pero esta tan arraigada la falsa creencia de que la memoria disminuye inevitablemente con el paso de los años, que provoca que muchas personas que tienen problemas para recordar ciertas cosas, desistan de concurrir a un medico para solucionar su problema, o bien lo hagan demasiado tarde.

Los problemas de la memoria que si tienen relación con el avance de la edad se dan tan solo en un 20% de los casos; el 80% restante sufren problemas de memoria  por causas relacionadas con el consumo excesivo de bebidas alcohólicas como así también el uso de drogas, el consumo indebido de medicamentos (ya sean tranquilizantes, antidepresivos, calmantes e hipnóticos), por déficit vitamínico o por desordenes hormonales, por infecciones virales, por problemas crónicos de insomnio, por tabaquismo, por enfermedades silenciosas, depresión, estrés, preocupación, problemas de visión y audición, soledad, tristeza y perdida de la curiosidad e interés en los hechos del día a día, por falta de desafíos y nuevos objetivos, por cansancio y falta de concentración entre otras, es decir, una diversidad de complicaciones que no tienen relación directa con la edad.

Como se puede ejercitar la memoria?

  1. Manténgase activo: (haga nuevos amigos y realice visitas).
  2. Manténgase informado: estimule la lectura (lea por lo menos los encabezados del periódico diariamente).
  3. Haga crucigramas, palabras cruzadas, rompecabezas y participe de otros juegos que involucren raciocinio (razonamiento) como el ajedrez, entre otros.
  4. Reserve un periodo de su tiempo, un lugar con buena iluminación y silencioso para trabajar su memoria diariamente (asegúrese de ser interrumpido solo si es absolutamente necesario),
  5. Cuando no comprenda algo, no dude en hacer las  preguntas pertinentes!
  6. Anote todo lo importante en un cuaderno o agenda.
  7. Aprenda nuevos idiomas y participe de cursos (computación, fotografía, piano, entre otros).
  8. Tome clases de baile (salsa, merengue, tango, folklore entre otros).
  9. Mantenga una dieta saludable, beba mucho líquido y realice actividad física adecuada a su edad y condición psicofísica. Recuerde que la actividad física es una gran amiga de la memoria! Contribuye al aumento de la actividad en las regiones asociadas a la concentración y a los mecanismos de toma de decisiones. Supone una mejoría en las funciones neuronales y puede ayudar a aumentar o extender en el tiempo la independencia en las personas de edad avanzada; mejorando las capacidades cerebrales y reduciendo el deterioro que se produce como consecuencia del paso de los años.

(*) Profesora en Educación Física UNLP (Universidad Nacional de la Plata). Miembro de AGA (Asociación Gerontológica Argentina). Directora/Profesora del Gimnasio para mayores de 50 años de la ciudad de La Plata.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS