martes 25 de septiembre de 2018 - Edición Nº189
Editor Platense » Comuna y empresas » 14 sep 2018

Astillero: ensangrentado como Galíndez, pero de pié y ganando rounds

Nota de opinión sobre la lucha de la empresa naviera y VIDEO de anoche después de la firma del acta compromiso para suministrar insumos y se pueda seguir trabajando


Por:
Alejandro Salamone

Hubo una pelea de box en la que nuestro inolvidable Víctor Galíndez terminó totalmente ensangrentado. El 22 de mayo pasado se cumplieron 42 años de ese mítico triunfo del año 1976, contra el estadounidense Richie Kates. Aún se conserva en un museo la camisa del árbitro Stanley Christodoulou en la que Galíndez se limpiaba la cara con un gran corte en su ceja derecha para así poder seguir. La pelea fue en Johanesburgo, Sudáfrica, y el gran Galíndez ganó por KO con un gancho de derecha en el último round, cuando el combate ya expiraba y todos lamentaban una posible derrota del púgil argentino. 

La historia de esa pelea, una de las más sangrientas y recordadas por los amantes del box a nivel mundial, tiene mucha semejanza    -llevada al campo laboral- con la lucha de los TRABAJADORES DE ASTILLERO. No por lo sangrienta dicho en forma literal, pero sí por las características de cada "round" que los empleados de la empresa naviera pelean, y aunque les llenan la cara de trompadas siguen adelante, sabiendo que les queda esa "piña" del último round para poder poner KO a su rival, en este caso el Gobierno, y ganar, y hacer crecer a su lugar de trabajo.

Es tan dura la pelea que, fijensé, ya no luchan sólo por el aumento de sus salarios. Anoche terminaron un round en el que pelearon para poder tener insumos y así seguir adelante con tareas dentro de la planta. El round fue durísimo, como el de Galíndez, pero lo ganaron y lo festejaron con la "cara ensangrentada". El árbitro quizá fue Mario Secco, el intendente de Ensenada, que ingresó a la planta con un fiscal y se fue con su camisa "manchada de sangre", en la que pudieron limpiarse un poco el rostro los trabajadores, como la de Stanley que uso Galíndez.

POR INSUMOS, por eso lucharon ayer los trabajadores de Astillero, esta vez no por salarios, ni por los descuentos que sufren, sino POR ELEMENTOS PARA PODER CUMPLIR CON SUS TAREAS. Por eso es una pelea durísima. Alguién preguntó y se hace escuchar en el video que acompaña esta nota, "¿qué pasa con los descuentos que nos hicieron?", lo hicieron callar inmediatamente sus compañeros porque entienden que ese será otro momento del combate.

Otros rounds de esta pelea ya son conocidos, una movilización con represión en Plaza San Martín; otro juego mediático para hacer el caldo gordo a los gobernantes de turno quienes creen que al "Astillero hay que dinamitarlo"; otro que tiene que ver con lo Judicial, que salpica a los trabajadores genuinos que lo único que quieren es ganar la pelea para no perder sus fuentes laborales.

Los rounds siguen, la camisa del juez sigue llenándose de sangre -que no se entienda en forma literal aunque podría suceder si esto se agrava- y la última campana no se escuchó todavía. LLegará. Y seguramente vendrá esa piña tremenda, ese gancho de derecha, que pondrá en la lona al rival de turno, como pasó en la pelea del gran Galíndez. La lucha de los trabajadores genuinos siempre triunfa. 

MIRA EL VIDEO DE ANOCHE CUANDO SE FIRMÓ EL ACTA COMPROMISO PARA SUMINISTRAR INSUMOS AL ASTILLERO Y LOS EMPLEADOS PUEDAN SEGUIR TRABAJANDO 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS