lunes 30 de noviembre de 2020 - Edición Nº986
Editor Platense » Clubes y deportes » 14 nov 2020

Maldita pandemia

En un caso inédito se correrá el Dardo Rocha sin público

Once competidores le darán emoción y color a los 2.400 metros de la carrera más importante del turf platense en esta edición nº100. Ellos son: Global Big, Special Dubai, Little Vicky, Vertical Dubai, Solo Un Momento, Emotion Orpen, Australis Cheeky, Ludvig, Keen , Soy Tormentoso y Perverso Dubai.


TAGS: TURF, ROCHA, DARDO, GRAN, PREMIO
Por:
Guilo Gallo

Como periodista especializado en turf he escrito –y repetido- año tras año que hay carreras y carreras, pero el Gran Premio Dardo Rocha (G I-2.400 mts.) no es un cotejo cualquiera. Es el más importante de la ciudad de las diagonales. Es la carrera “soñada”, la más esperada del año. Esa que desde el propietario hasta el peoncito, pasando por el cuidador y el jockey sueñan con conquistarlo. Ese día el hipódromo se viste de fiesta porque es la fecha que el platense inevitablemente no se lo quiere perder porque es parte del festejo de un nuevo aniversario de la ciudad. Pocos platenses se quieren perder el final de la carrera más importante del turf platense porque el Rocha – así, a secas- es otra cosa. El Rocha es la gente; los que nunca van al hipódromo y los habitués de toda la vida. Es la del punto de encuentro y reencuentro. Son esos trescientos o cuatrocientos pesos apostados una vez por año a las patas de un caballo para palpitar si gana, aunque no distinga a un zaino de un alazán o de un tordillo. Lamentablemente este jueves 19 nada de eso ocurrirá. En un hecho inédito e histórico porque nunca ocurrió algo así, este año no habrá fiesta en el hipódromo platense, justo cuando la carrera cumplía su edición centenaria. Que era como para tirar la casa por la ventana. Maldita pandemia!!! Que obligó a las autoridades –para no tener que asumir costos políticos- a decidir correr, justo esta edición nº100, a puertas cerradas!!! Sin público!!! Solo ingresarán el cuidador, el peón, el jockey y un solo propietario por caballo. Es decir, casi nadie!!!!

 Justo en el Rocha que en el turf es para los platenses, como un Estudiantes-Gimnasia en el fútbol. Son veinticuatro cuadras desde las gateras al disco que se corre con las pulsaciones a “mil” y que en la raya las mieles de la gloria es solo para uno. El Rocha se vive de una sola manera: con la pasión tan folklórica del burrero, inexplicable para el que no conoce el “paño”. Con tribunas colmadas. Donde el turfman de ley, ese que mantiene encendido el fuego sagrado durante todo el año, se siente incómodo ante los “visitantes de un día”; ve invadida su quintita de asistencia perfecta – con lluvia o con el sol rajando la tierra - por esos platenses “vestidos de ocasión”: neófitos, profanos o simples debutantes en estas lides pasticheras. Y es el momento en que el viejo “catequista” se pregunta: ¿Qué sabrán estos “logis” de un final “tête a tête”, de taco y lonja?. ¿Qué sabrán de esta pasión no escrita en ningún tratado de lógica?. Cómo hacerles entender esa sensación de quedar sin respiración, del aire que se entrecorta y del corazón saliendo del pecho que se siente con ese alarido que brota de las tribunas de: ¡Lar-ga-rooooon!. Esas tres sílabas que cruzan todo el Bosque hecho un solo grito cuando se abren las gateras.

Esto es el Rocha, dos minutos y medio y algunas “moneditas” donde cada uno se adueña del caballo que apostó y más allá de lo que pague ansía verlo ganador para jactarse por su buena elección: “¡Ganó el mío!”

Lamentablemente en esta edición veinte20, nada pero nada de eso ocurrirá. No estarán las miles de cabezas mirando para el lado de la calle 41, hacia las gateras  ubicadas en el fondo de la recta. Tampoco explotarán sus gargantas al grito de “Largarooon!!!! y menos los verán pasar por primera vez frente a “la avenida de los alaridos” ya lanzados en velocidad, resoplando al ritmo de los cascos golpeando la arena,  con las chaquetillas multicolores de los jockeys jugando al viento junto con las ilusiones de los apostadores. Sí, eso es, vendrán jugando en la pista con miles de ilusiones contenidas. Esas ilusiones que esta vez serán fantasmas en las tribunas vacías y silenciosas. Casi como en un cementerio… 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS