viernes 06 de diciembre de 2019 - Edición Nº626
Editor Platense » Salud y Jubilados » 17 ago 2018

Bailar es tan saludable como hacer gimnasia


Por:
Guillermina Negro, profesora de Educación Física (*)

¡Bailar es tan saludable como hacer gimnasia! Cualquier movimiento con música estimula el cerebro, el hecho de tener que coordinar los brazos con las piernas siguiendo un ritmo musical se vuelve muy estimulante y además propone un esfuerzo corporal integral.

La asociación de cualquier tipo de baile con el movimiento corporal es sumamente beneficioso para nuestro organismo, en el caso de las personas mayores en particular, las ayuda a tener un mejor dominio de su cuerpo que tanta falta les hace en estas edades, en donde se produce un aumento progresivo de la perdida del equilibrio.

Además hay que tener en cuenta que no es lo mismo decirle a una persona mayor: Ud. debe hacer ejercicio y mandarlo a una bicicleta fija, que decirle: mire, vaya, abrace a alguien y baile un tango; para los amantes del tango, como lo son la gran mayoría de nuestros adultos mayores les resulta mucho mas placentera este tipo de actividad, siempre y cuando su condición psicofísica se lo permita, en todo momento se deberá adaptar la intensidad y la duración del baile a cada caso en particular.

No es lo mismo bailar un vals que bailar un tango o bailar un merengue (las intensidades de trabajo, la duración y los movimientos implicados en cada una de las danzas varían), la estimulación del sistema nervioso central ocurre cuando la práctica del ejercicio es constante y enérgica. Bailar salsa, tango, merengue, latino y folklore, entre otros, ayuda a disminuir la presión arterial y a prevenir la aparición de enfermedades cardiacas, estimula el sistema nervioso central y aumenta la actividad cerebral, aumenta la coordinación y mejora el equilibrio.

HABLEMOS DEL TANGO

Hablemos del tango, si algo le faltaba al tango, una música y una danza cada vez mas arraigada aquí y en el mundo entero, es la difusión de sus virtudes terapéuticas. Su práctica regular produce una disminución de la presión arterial y del colesterol, a su vez que colabora para controlar el peso corporal; ayuda a combatir el sedentarismo y es un aliado en la prevención cardiovascular.

Es una practica ideal para todas aquellas personas mayores que no se sienten a gusto en un gimnasio o realizando caminatas al aire libre; nuestro viejo tango, además de caracterizarse por ser un baile muy sensual y placentero para sus amantes, sigue siendo una excelente herramienta de ayuda para el cuerpo y para el alma; bailar tango ayuda a disminuir la frecuencia cardiaca de reposo y a aumentar la cantidad de sangre que el corazón expulsa en cada latido, (por tal motivo la eficiencia cardiaca es mucho mayor gastando menos energía para trabajar), en el sistema circulatorio contribuye a la reducción de la presión arterial, aumenta la circulación entre los músculos y disminuye la formación de coágulos dentro de las arterias, todo eso ayuda nada mas ni nada menos, que a prevenir infartos de miocardio y trombosis cerebrales.

Al bailar se accionan mecanismos fisiológicos que ayudan a prevenir enfermedades cardiacas y a mejorar la motricidad (disminuyendo así, los posibles tropezones y las indeseables caídas que se suceden lamentablemente con mucha frecuencia entre los adultos mayores), mejora la postura corporal en general, otorga equilibrio y sincronización que se traducen en una mayor seguridad al andar, los giros y los movimientos de cintura aumentan la movilidad articular, se ejercitan las piernas, las rodillas, los tobillos y los pies, los hombros, los brazos y las manos, en tanto que además, se mejora la circulación sanguínea.

Queremos dejar en claro que el baile no es puramente una actividad física, su adecuada realización requiere también de un gran esfuerzo físico y mental, por lo que se entiende que la practica de unos pasos de baile en forma regular y constante tendrían como resultado una disminución muy significativa en la aparición de las demencias. Cuanto debo bailar? Basta con hacerlo tan solo tres veces a la semana durante 45 a 60 minutos por sesión, dependiendo de las posibilidades y limitaciones psicofísicas de las personas involucradas en esta hermosa danza.

Hoy en día, gracias a que contamos con diferentes asociaciones, clubes, centro de jubilados y gimnasios, entre otros; los adultos mayores cuentan con la posibilidad de tener acceso a una amplia gama de bailes destinados a ellos.

Los bailes de salón, por ejemplo, suelen tener movimientos repetitivos y sencillos de realizar, a su vez, disminuyen el riesgo de sufrir las tan temidas caídas, hay que tener en cuenta que si uno esta solo, bailar en parejas por ejemplo, puede ser una buena oportunidad para conocer gente nueva y hacer nuevas amistades, y si Ud. no desea bailar en pareja, también tiene la opción de los famosos bailes de salón en línea en donde se baila en forma individual.

En tanto que si se quieren practicar otro tipo de bailes que requieran un grado mayor de dificultad lo recomendable seria empezar por el nivel mas sencillo de complejidad del mismo ya que se trata de una actividad en la que hay que emplear mucho el cerebro para contar los pasos y coordinar al mismo tiempo con la música en cuestión.

Cualquiera fuere el tipo de baile practicado será el adecuado para tu cuerpo en tanto y en cuanto se tengan en cuenta los gustos y las preferencias de cada persona en particular, como así también, sus propias posibilidades y limitaciones psicofísicas.

En cualquiera de los casos es importante escuchar a nuestro cuerpo y detener la actividad en caso de sentir algún dolor o molestia, o bien, por cansancio; un parámetro de fatiga podría ser que podamos mantener una conversación mientras realizamos dicha actividad.

Para este tipo de actividades también es conveniente y recomendable hidratarse adecuadamente, vestirse con ropa cómoda y amplia que le permita una buena circulación sanguínea, teniendo en cuenta de no pasar ni mucho frío ni mucho calor, utilizar zapatos cómodos y antideslizantes.

ENVEJECER ES INEVITABLE

A todos nos gustaría ser jóvenes y ágiles para siempre, desafortunadamente eso es algo imposible de conseguir, envejecer es inevitable y lo que tenemos que hacer es aprender a envejecer positiva y activamente, para ello, debemos ejercitarnos regularmente (bailar o hacer ejercicios gimnásticos) nos hará envejecer en salud y con mayor calidad de vida, el ejercicio físico es fundamental en el proceso de un envejecimiento saludable, el aprender cosas nuevas (como por ejemplo empezar a tomar clases de baile entre otros nuevos aprendizajes), mantener nuestro cuerpo y nuestra mente activos nos permite sentirnos cada vez más jóvenes, productivos, motivados e interesados.

Pertenecer a grupos sociales como lo son los grupos de baile o los grupos de ejercicios gimnásticos, nos hacen sentir mas importantes, entusiastas y llenos de vida, a su vez que hacen que nuestros músculos estén mas fuertes, tengamos mayor capacidad de reacción y nuestra mente este mas activa, lucida y en alerta. El baile nos permite socializar con nuestros pares, (conocer nuevas personas y hacer nuevas amistades), tener una mirada positiva ante la vida, lo que repercute favorablemente en que el proceso de envejecimiento sea mas placentero, feliz, disfrutable y saludable.

(*) Profesora en Educación Física UNLP (Universidad Nacional de la Plata). Miembro de AGA (Asociación Gerontológica Argentina). Directora/Profesora del Gimnasio para mayores de 50 años de la ciudad de La Plata.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS