lunes 23 de noviembre de 2020 - Edición Nº979
Editor Platense » Espectáculos y Moda » 6 nov 2020

Gambito de dama: ¿la mejor serie del año?

El reciente estreno de Netflix ha sido aclamado por la crítica ¿Qué se esconde en una serie sobre el mundo del ajedrez?


TAGS: NETFLIX, GAMBITO, DAMA

El contexto de producciones basadas en mujeres ha sido un proceso con luces y sombras, han existido enormes bodrios pero también hermosas obras que realmente valieron la pena y que son dignos trabajos de su tiempo. Cuando una plataforma de Streaming se decide a realizar un producto con verdadero valor artístico no queda más que sentarse y prestarle toda la atención posible, y este ha sido el caso.

Podemos comenzar diciendo que el proyecto de Gambito de dama es uno de esos guiones malditos que están años en un cajón hasta que logran ver la luz. La idea de adaptar la novela homónima de Walter Tevis estaba presente desde los 80, incluso estuvo la posibilidad de que fuera realizada en forma de película por el gran director italiano Bernardo Bertolucci. Finalmente llegó al gran público en forma de mini serie y no dejó a nadie indiferente.

La serie cuenta la historia de Beth Harmon una niña huérfana de  5 años que en el orfanato donde es llevada encontrará una salida a la tragedia que vive, el ajedrez. A medida que la narración avance ella es cada vez más talentosa pero su vida encuentra obstáculos que ella misma creará, y  la obligara a enfrentarse a su rival más difícil que en este caso serán sus adicciones.

No es casualidad que en un año donde la pandemia impidió realizar muchos proyectos tanto en cine como en Televisión nos llame la atención un producto que decide plantear complejidad, y busque retos en cuanto a dirección y narrativa. La realidad es que estamos frente a una serie que merece reconocimiento por su estética y por sumergir al gran público en un mundo no muy conocido pero que queda claro que es apasionante.

Quien realmente aprecie un trabajo estético bien hecho puede notar que el primer capítulo tiene una paleta de colores muy grises y apagados, eso representando lo triste de su vida en un orfanato. A partir del segundo capítulo los tonos toman otro sentido, claramente hay una intención de combinar con el rojo cabello de la protagonista para que esta resalte, como ella misma lo hace siendo una mujer en un mundo de hombres.

Del mismo modo, el trabajo de la actriz Anya Taylor-Joy es de los puntos más altos. Claramente es una mujer con un rostro muy especial y el director sabe eso. Los planos, en especial durante los partidos de ajedrez, resaltan su mirada la cual posee una profundidad que pareciera que puede ver el alma de las personas. Su trabajo de actuación es muy preciso, manteniendo un tono de actuación que no genera ninguna exageración y que logra que el foco siempre esté en Beth.

Posiblemente la pregunta que muchos se hagan es ¿se puede hacer un producto dramático y apasionante basado en el ajedrez? Está claro que para los que amamos el juego, pero llevar eso a la pantalla es otro tema. Los montajes del movimiento de las piezas logran captar las sensaciones que uno tiene al jugar, y logra una dinámica que mantiene al espectador con los ojos en la pantalla.

Pero definitivamente el desarrollo del personaje de Harmon es una delicia narrativa, ella es un prodigio del ajedrez pero es humana, y la historia es un viaje de ella creciendo, mostrando que la clave en el deporte es el estudio y la dedicación. No hay una mujer todopoderosa, sino una persona que tendrá triunfos y derrotas contra rivales y especialmente contra ella misma.

Posiblemente en el guion estén los puntos flojos de la historia, si bien se puede decir que estamos frente a una narración muy sólida existen momentos donde la serie se vuelve sobre explicativa en especial cuando quiere remarcar algunos aspectos del ajedrez, que una vez dichas quedan claros, pero a veces repite demasiado. 

Claramente en un contexto de producciones que intentan vender feminismo como si fuera un celular, esta es una serie que cumple su objetivo. Muestra a una mujer saliendo adelante en un mundo de hombres, pero eso no es lo central, sino como el estudio y la preparación hacen a una campeona, y como la vida es superar los obstáculos que a veces uno mismo se pone. En ese sentido Gambito de dama tiene todas las piezas en su lugar.
 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS