martes 20 de octubre de 2020 - Edición Nº945
Editor Platense » Política y Economía » 17 oct 2020

"Sin rencores ni odios"

El Presidente llamó a "la unidad de todos" para superar la crisis que generó el coronavirus

Alberto Fernández en su discurso de cierre del acto por el Día de la Lealtad y aseguró que su gestión empezó "un tiempo distinto, de reconstrucción" al afirmar que el 17 de octubre de 1945 "la historia cambió para siempre"


Alberto Fernández dijo que "acá no hay odio ni rencores" y aseguró que "lo que hay es ganas de poner de pie a la Argentina y para siempre". Así cerró su discurso en el acto de conmemoración del Día de la Lealtad que se llevó a cabo en la sede de la CGT.

El Presidente afirmó que su gobierno "está al frente de la recuperación" de Argentina, aseguró que “no claudicará” en sus convicciones y llamó a “la unidad de todos” para superar la crisis que originó la pandemia.

Dijo que su gestión empezó "un tiempo distinto, de reconstrucción" y afirmó: "Me toca a mí ponerme al frente de ese barco". "Estoy orgulloso, porque estoy seguro de los intereses que represento", aseguró el mandatario.

También afirmó que "hoy empezamos un tiempo distinto, empezamos el tiempo de la reconstrucción" del país y llamó a la unidad de la sociedad para "curar a la Argentina y ponerla de pie entre todos juntos, sin rencores ni odios".

"Empezamos hoy un tiempo distinto, empezamos el tiempo de la reconstrucción de la Argentina. A esta Argentina derrumbada la vamos a poner de pie. A esta Argentina que se enferma la vamos a curar nosotros, sin odios ni rencores", afirmó el presidente en el acto realizado en la sede la CGT a 75 años del 17 de octubre de 1945, cuando una masiva movilización de obreros colmó la Plaza de Mayo para reclamar la liberación del entonces coronel Juan Domingo Perón.

En su discurso de más de 20 minutos, Fernández subrayó: "Vamos a terminar esta Argentina del odio porque nosotros creemos en la diversidad porque una sociedad que tiene un discurso único no es buena y todos vamos a tener derechos".

"Vamos a convocar a todos los argentinos a estar unidos porque el mundo nos exige la unidad porque la pandemia no ha terminado y no resolvimos el problema del virus", agregó.

Junto a la cúpula sindical de la CGT, funcionarios nacionales, gobernadores, legisladores e intendentes, Alberto Fernández consideró que "el virus avanza, pero no nos derrota porque estamos de pie y unidos".

En una breve cita histórica sobre el inicio del peronismo, Fernández recordó que "todo empezó en una situación que tiene cierta semejanza con el presente" del país y que luego "durante los años de Perón, fueron tiempos en que gran parte de la sociedad que había quedado en el olvido empezó a tener derechos y el trabajo se dignificó con el aguinaldo y las vacaciones".

"Cuando el pueblo vio a su coronel que había dado derechos y reconocido un lugar en la sociedad estaba detenido, salió a la calle a reclamar por Perón y la historia cambió para siempre. Todos entendieron que había una Argentina invisible y que muchos creían que no existía, pero de repente asomo", indicó.

Al referirse a la historia del movimiento nacional justicialista, el presidente señaló que "una vez y mil veces hicieron lo necesario para que el peronismo desparezca de la Tierra y no pudieron porque el peronismo llegó a las entrañas del pueblo y le dio derechos".

"Pasaron 75 años y el peronismo siempre mantuvo la regla de ser leal a su pueblo", sentenció el primer mandatario que aseveró. "Peron y evita fueron leales a su pueblo. Luego, Néstor (Kirchner) vino años después y su lealtad a la gente le permitió a muchos recuperarse a los que había sufrido en la crisis de 2001. Después vino Cristina (Kirchner) y le dio derechos a minorías como nadie otorgó durante la democracia", indicó.

Durante su discurso, Fernández se permitió bromear al señalar que "Dios debe ser peronista porque menos mal que el peronismo está gobernando la Argentina en estos momentos de pandemia porque en todos estos meses nuestra mayor preocupación es que nadie padezca más de lo que la pandemia ya hace padecer".

Con efusividad, el primer mandatario aseguró estar "seguro de que hay un país que nos merecemos".

"A esta Argentina derrumbada la vamos a poner de pie. A esta Argentina que se enferma la vamos a curar nosotros sin odios. Este acto no es el anti banderazo", añadió en referencia a las manifestaciones de la oposición.

Y, acotó: "Sepan que nacimos del amor a Perón y Evita, no hay odio ni rencores, sino lo que hay es ganas de poner de pie a la argentina de una vez por todas".

Al término del acto virtual, Alberto Fernández afirmó que "es muy tranquilizador" saber que cuenta con "todos los gobernadores, con todos los sindicatos", porque "allí reside gran parte del poder político y fáctico" de Argentina, y manifestó "estar seguro de que hay muchos empresarios que también acompañan" al gobierno nacional.

"Es muy tranquilizador saber que uno cuenta con todos los gobernadores, que cuenta con todos los sindicatos, es muy tranquilizador", expresó el jefe de Estado en declaraciones realizadas cuando se retiraba del acto que se hizo en la sede de la CGT por el Día de la Lealtad.

En ese sentido, aseguró que "allí reside gran parte del poder político y del poder fáctico de la Argentina, es muy tranquilizador".

"Y yo estoy seguro que hay muchos empresarios que también nos acompañan, que entienden nuestra propuesta, y que quieren ser parte de ese proyecto. Las 300 mil empresas que recibieron el ATP (Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción) saben de qué les estoy hablando, por eso siento que hay como una disputa muy innecesaria", remarcó el jefe de Estado.

"Yo creo que estamos terminando un tiempo al que la pandemia nos condenó y tenemos que ya empezar a tomar acciones pensando para el futuro", advirtió y dijo que "ese es el sentido de la convocatoria".

El Presidente pidió que "entendamos que lo que viene nos convoca a todos" y manifestó: "Yo le agradezco a todos los que salieron a la calle, todavía debemos cuidarnos, quedarnos en casa".

"Es muy emotivo, hice 10 cuadras y es muy impresionante ver la gente, el cariño que a uno le dispensa", expresó sobre las caravanas en el centro porteño por el Día de la Lealtad.

En ese sentido, afirmó que las manifestaciones "no es que me revitalizan, porque no me siento débil" y sostuvo que "lo que creo que es un punto de inflexión para llamar a la reflexión a todos".

Asimismo, destacó que "no tiene sentido hablar de quién hace el banderazo más grande, no tiene sentido hacer semejante cosa" y agregó que "lo que necesitamos es poner la fuerza y todo el empeño en otra cosa, ese es el verdadero desafío".

"Hoy leía los diarios del 18 de octubre de 1945 y son muy parecidos a los de hoy. Es muy impactante, es bueno leerlo para darse cuenta cómo hay una lógica de país que desde entonces está dividido", expresó y afirmó que "esa lógica hay que romperla".

El jefe de Estado sostuvo que se trata de "un llamado a la reflexión a todos, porque lo que hay que entender es que estamos hablando que pasaron 75 años y seguimos con las mismas lógicas, no tiene sentido".

Consultado sobre la ausencia de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el acto de la CGT, respondió: "Cristina está". "Objetivamente, este fue un acto organizado por la CGT y los gobernadores para que el Presidente lo cierre, así debe ser leído y nada más", afirmó.

Ante una pregunta sobre si presidirá el Partido Justicialista (PJ), dijo que "esa es una decisión de los dirigentes" del espacio político.

"Yo lo que quiero es que el peronismo se revitalice, que el peronismo tenga otra lógica para adelante, que se llene de cuadros jóvenes y que le demos un impulso distinto al peronismo. Si puedo ayudar en eso, ayudo en cualquier lugar, no necesito ser el presidente del PJ", puntualizó.

En tanto, la vicepresidenta Cristina Fernández no asistió al acto de la CGT pero desde sus redes sociales pidió "que la lealtad a las convicciones, al pueblo y a la Patria sigan inalterables en tiempos de pandemia. Con la misma pasión y el amor de siempre". (ver aparte)

El acto en la CGT formó parte de una jornada de conmemoración que contó en primer término con la visita de Alberto Fernández junto al gobernador bonaerense Axel Kicillof a la isla Martín García donde estuvo preso Perón días antes del 17 de octubre de 1945.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS