viernes 19 de octubre de 2018 - Edición Nº213
Editor Platense » Salud y Jubilados » 3 ago 2018

Los adultos mayores copan gimnasios en la Ciudad: los ejercicios adecuados y la importancia de conocer límites


Por:
Guillermina Negro, profesora de Educación Física (*)

El fenómeno de los adultos mayores al gimnasio! Hoy en día los mayores se muestran muy interesados por mejorar su calidad de vida mediante la realización de diferentes tipos de ejercicios físicos, en especial, en los últimos años se evidencia un aumento considerable de la cantidad de adultos mayores que concurren al gimnasio. La actividad física es un excelente medio para mejorar su calidad de vida siempre y cuando la realice con frecuencia y regularidad, asegúrese de que el tipo de ejercicio seleccionado sea el adecuado a su edad, aptitud y condición psicofísica,  respetando los límites y las posibilidades de movimiento de su organismo.

Que actividades son recomendables en estas edades? 1- Ejercicios gimnásticos (gimnasia activa y gimnasia pasiva). 2- Caminatas. 3- Pedalear. 4- Nadar. 5- Acuagym (gimnasia en el agua). 6- Bailar.

1-Ejercicios gimnásticos (gimnasia activa y gimnasia pasiva): Si bien es una de las actividades mas practicadas, puede conducir a una cierta monotonía y por tanto puede resultar un poco aburrida para ciertas personas que no soy muy amantes del movimiento.

Les recomiendo que traten de participar de grupos gimnásticos ya conformados por personas de su mismo grupo etáreo, lo que dará como resultado un importante aumento de su motivación, hará nuevos amigos y se sentirá tan a gusto que no podrá abandonar la actividad. Recuerde que existen instituciones (gimnasios, clubes, centros de jubilados, entre otros) en donde solo se trabaja con programas de actividad física destinado a los adultos mayores; de esta manera evitara cometer el error de participar, con todos los riesgos que ello implica, de entrenamientos gimnásticos destinados a jóvenes en donde la intensidad de trabajo es clara y precisamente inadecuada y perjudicial para los mayores, en especial para aquellas personas que recién se inician en la actividad física y/o que presentan alguna patología de la vejez. Recuerde que Ud. es un adulto y como tal, deberá tomar conciencia de que ya muchas  de las actividades que realizaba en su juventud, en esta etapa de la vida, pueden dañar su organismo, como lo son por ejemplo los trabajos bruscos y de alto impacto.

Considero que la planificación de los ejercicios gimnásticos destinados a personas mayores se dividen en dos rangos de edades con una programación y planificación de actividades diferentes entre si, ya que no es lo mismo entrenar a los 50/60 años que a los 70/80/90 años de edad, la condición y la aptitud física no presentan las mismas características, en tanto que las necesidades y limitaciones de movimiento varían de forma importante. De acuerdo con mi metodología de trabajo hablamos entonces de una

Gimnasia Activa: Termino con el que he denominado al primer grupo que comprende a las personas mayores que van desde los 40 años hasta los 70/75 años. En estas edades la gimnasia incluye trabajos aeróbicos de moderada intensidad y de bajo impacto, ejercicios localizados utilizando diferentes elementos y trabajando todos los grandes grupos musculares evitando en todo momento los ejercicios bruscos y violentos. Mejorando así el desarrollo de todas las capacidades motoras y funcionales del individuo (entendidas como la resistencia, la fuerza, el equilibrio, la coordinación, la movilidad y la flexibilidad).

En tanto que en la Gimnasia Pasiva: Termino con el que he denominado al segundo grupo, comprende a todas aquellas personas mayores de 70/75 años en adelante. Los mismos deberán realizar trabajos de moderada, leve a baja intensidad, dando hincapié a mejorar las capacidades psicomotrices, mediante ejercicios que favorezcan el fortalecimiento muscular, el equilibrio, la movilidad articular, la flexibilidad, la coordinación y la resistencia. Evitando en estos casos, la realización de ejercicios complejos, difíciles, riesgosos y bruscos entre otros,  ya que en estas edades la mayoría de las personas presenta una amplia gama de patologías del envejecimiento limitantes de este tipo de ejercicios.

En todos los casos se deberá tener en cuenta la historia particular de cada uno de ellos ya que no todos envejecemos con la misma condición psicofísica producto de la inactividad o la actividad física que hayamos desarrollado en las etapas anteriores de la vida, como así también los antecedentes clínicos, entre otros factores.

Es muy común encontrarnos con adultos mayores que se inician en un programa de ejercicios gimnásticos cuya  edad cronológica (la cantidad de años que marca el calendario) es idéntica pero presentan una edad biológica (la condición y aptitud psicofísica del organismo) con grandes diferencias; por tal motivo es que reitero que a pesar de trabajar en forma grupal se deberá atender cada caso en particular, sobre todo en estas edades, en donde el organismo se vuelve mas frágil y propenso a posibles lesiones, en el peor de los casos, daños irreversibles que atentaran contra la calidad de vida de nuestros adultos mayores.

2-Caminar: Es muy recomendable ya que brinda una mayor seguridad, mejora el equilibrio, disminuye la aprensión, aumenta la velocidad de desplazamiento, acrecienta la libertad motriz y aumenta la resistencia disminuyendo así, la sensación de fatiga y agotamiento; condiciona un mínimo de estrés para el corazón y el aparato locomotor, a la vez que distrae la mente, protege contra la cardiopatía isquémica y ayuda a la perdida de grasa corporal. Un buen ejercicio cardiorrespiratorio es alternar la caminata con el trote suave, los beneficios que se obtendrán serán similares a los de la caminata sola, pero como el esfuerzo es superior el tiempo necesario para conseguir los mismos beneficios será mas corto.

3-Nadar: Es uno de los medios mas eficaces para mejorar y mantener la capacidad cardiorrespiratoria y de todo el sistema neuromuscular, ayuda a prevenir y mejorar muchos problemas posturales al liberar el esqueleto de la acción de su peso (en el agua, el peso corporal se reduce a  mas de una sexta parte y el apoyo nunca es traumático), mejora la amplitud de los movimientos y es un buen relajante para todos los músculos, en especial para los músculos de la espalda; esta especialmente indicada en personas obesas y con artrosis (siempre que se nade en agua caliente), para favorecer así la descarga articular, es conveniente que las personas mayores utilicen flotador si esto les da mayor seguridad.

4-Pedalear: El pedaleo es una actividad muy poco costosa enérgicamente hablando, por lo que se puede realizar durante mucho mas tiempo que cualquier otra actividad; además de los beneficios circulatorios, mantiene el tono de los brazos, columna y fundamentalmente de piernas, hay que tener en cuenta que al final de cada sesión se deberán realizar ejercicios de elasticidad y elongación; el pedaleo en bicicleta estática sustituye perfectamente al ciclismo y no hay que dudar en emplearlo en aquellas personas con limitaciones del movimiento.

5-Acuagym (gimnasia en el agua): Los programas de ejercicio físico en el agua proporcionan un entorno seguro y efectivo en donde los adultos mayores pueden maximizar la intensidad de trabajo minimizando así el riesgo de lesiones. Debido a la pérdida y la debilidad muscular propia de las personas de edad avanzada, es prioridad en este grupo etáreo el entrenamiento de la fuerza muscular; este tipo de actividad facilita el control del peso corporal, ayuda a mantener la densidad ósea y mejora el estado funcional en vistas a una mejor calidad de vida.

6-Bailar: Esta comprobado que bailar tango, salsa, folklore, merengue, latino entre otros, ayuda a disminuir la presión arterial y a prevenir la aparición de enfermedades cardiacas, mejora la circulación sanguínea, mejora la postura corporal en general, otorga mayor equilibrio y favorece la sincronización (que se traducen en una mayor seguridad al andar), los giros y los movimientos pélvicos (de cintura) aumentan la agilidad y la movilidad articular, se ejercitan las piernas, las rodillas, los tobillos y los pies, las manos, los hombros y los brazos.

Ya sea que Ud. decida afiliarse a un gimnasio o ejercitarse por su propia cuenta, el ejercicio formara parte de sus hábitos diarios solo si le gusta y le da placer realizarlo, es por ello que deberá realizar aquellas actividades que mas le gusten y que mas satisfacción le provoquen. Recuerde que no es necesario que el ejercicio sea arduo, intenso y costoso ya que el cuerpo se beneficia con cualquier tipo de movimiento anteriormente mencionado; así que si no le gusta concurrir al gimnasio, bailar o nadar, pruebe realizar alguna otra actividad alternativa como por ejemplo hacer Acuagym (gimnasia en el agua) o pedalear entre otras. Tenga presente que las actividades grupales son mas llevaderas y placenteras que las actividades individuales ya que la pertenencia a un grupo hace mas motivante dicha ejercitación. Recuerde ser prudente y mantenerse dentro de los limites de entrenamiento; el ejercicio liviano realizado con regularidad siempre será mejor que una única sesión excesivamente intensa por semana, su cuerpo le avisara si se esta excediendo; un dolor, un mareo, un desmayo, un sudor frío y una palidez son síntomas que le indicaran que debe detener la actividad que este realizando. Su cuerpo es el único lugar donde tendrá que vivir toda su vida, cuídelo, ejercítelo y de esta manera tendrá sin dudas una vejez activa y con una mejor calidad de vida.

(*) Profesora en Educación Física UNLP (Universidad Nacional de la Plata). Miembro de AGA (Asociación Gerontológica Argentina). Directora/Profesora del Gimnasio para mayores de 50 años de la ciudad de La Plata.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS