lunes 30 de noviembre de 2020 - Edición Nº986
Editor Platense » Policiales » 7 sep 2020

Marchas y protestas en Moreno

Indignación por la fuga del presunto asesino de una adolescente de 14 años a la que habrían querido violar

La chica identificada como Ludmila Pretti fue hallada en la casa donde fue a una fiesta. El principal sospechoso estuvo con los familiares de la víctimas y se mostró preocupado por su desaparición, pero luego se escapó de la puerta de la comisaría, lo que generó malestar entre los vecinos


Una adolescente de 14 años que estaba desaparecida desde el domingo por la mañana fue hallada asesinada en una casa de la localidad bonaerense de Francisco Álvarez, partido de Moreno, adonde había ido a una fiesta, y como principal sospechoso del femicidio buscan a un joven de 19 que se escapó de la puerta de la comisaría antes de declarar, informaron fuentes policiales y judiciales, en un hecho que generó indignación tanto de los familiares como de los amigos de la adolescente muerta .

La víctima fue identificada como Ludmila Pretti (de sólo 14 años) y decenas de familiares, amigos y conocidos, realizaban una marcha frente a la comisaría Sexta de Moreno, en reclamo de Justicia y de la detención del presunto autor del femicidio.

El cadáver de Ludmila fue hallado anoche, semidesnudo y entre dos colchones, en una vivienda ubicada en la calle Diario La Nación 4039, del barrio Villa Escobar, de la mencionada localidad del oeste del Conurbano.

El padre de Ludmila Pretti, la adolescente de 14 años asesinada en la localidad bonaerense de Francisco Ávarez, aseguró que el principal sospechoso del crimen estuvo hablando con él en la comisaría y se fugó cuando dijo que iba a buscar el documento, pidió "justicia" por su hija y aseguró que quiere "matar a todos" los responsables del femicidio.

"No lo puedo creer, la justicia fue muy lerda, esperaron demasiado", dijo Leandro, el padre de la víctima al portal local de noticias Semanario Actualidad, en la puerta de la comisaría Sexta de Moreno.

"Los traje uno por uno a los que habían ido a la fiesta y dijeron que no, que se había ido caminando que estaba a cuatro cuadras de la casa", agregó.

Leandro contó que el principal sospechoso del femicidio, Cristian Adrián Jerez (de 19 años), se escapó luego de haber estado con él en la puerta de la comisaría.

"El que se fugó, estuvo hablando conmigo, me vio a la cara, dijo que iba a buscar el documento y no volvió nunca más, no lo tendrían que haber dejado salir", afirmó.

Incluso, el padre de la víctima y otro familiar denunciaron que luego de la fuga, el sospechoso "subió un estado" en sus redes sociales y se encontraba "en Gregorio de Laferrere", donde lo buscaba la policía.

"Es un desgraciado, un sinvergüenza, un violín hijo de puta. Yo ya perdí a mi hija, no me importa más nada. Si yo tengo la posibilidad de engancharlos, desde el primero hasta el último, los quiero matar a todos", dijo el hombre, angustiado.

"No lo puedo asumir todavía, quiero que esto avance, quiero que se mueva la justicia", pidió el padre de Ludmila.

Por la tarde, el padre de Ludmila fue recibido por la intendenta de Moreno, Mariel Fernández, quien afirmó que el hombre cuenta con todo su "acompañamiento desde el primer momento".

En un video grabado, la funcionaria se refirió a los incidentes que se registraron esta tarde en la comisaría Sexta de Moreno, donde un grupo de manifestantes quemó neumáticos y arrojó elementos contundentes contra los efectivos de Infantería que protegían la dependencia.

"Necesitamos tranquilidad, entiendo la bronca, pero tanto su familia como yo pedimos que necesitamos tranquilara para enfocarnos en lo importante que es encontrar al femicida de Ludmila", señaló.

Fernández indicó que "todos los femicidios que ocurrieron en Moreno, los culpables están siendo juzgados y están detenidos", y agregó: "Vamos siguiendo 500 casos de violencia de género, entregando botones antipánico, pero sin embargo esto sigue pasando."

"Lamentamos mucho que esto haya vuelto a pasar en Moreno", concluyó.

En tanto, una tía de la adolescente asesinada, Ivana Pretti, subió a su Facebook un mensaje reclamando justicia.

"No hay palabras para expresar lo que se siente. Siempre miraba la tele cuando desaparecían chicas y hoy nos toca a nosotros pedir justicia por vos, mi única sobrina, la amada por todos", escribió la mujer.

"Pensar lo que habrá sufrido en esos momentos, se me parte el corazón en mil pedazos. Dios sólo te pido justicia, por Ludmila Pretti", añadió.

La misma tía publicó en su Facebook una imagen borrosa del DNI del principal sospechoso Jerez con el siguiente mensaje: "Violín y asesino, le arrebató la vida a Ludmila Pretti de 14 años de edad. Ni los gusanos te van a recibir hijo de puta".

El informe preliminar del médico forense que fue a la escena del crimen es que la adolescente fue ahorcada con una pashmina (una especie de chalina de lana) que llevaba anudada al cuello y que el crimen ocurrió entre las 6 de la madrugada y las 12 del mediodía del domingo.

"La hipótesis es que a la chica la intentaron abusar, que ella se resistió y la ahorcaron. Para corroborarlo, esperamos los resultados de la autopsia", dijo una fuente judicial.

Todo se inició ayer cuando la familia de Ludmila advirtió que no había regresado a su casa, también en Francisco Álvarez, luego de haber asistido la noche del sábado a una reunión con amigos. Según lo que pudieron reconstruir los investigadores, Ludmila había ido con un amigo y una amiga a la casa de un primo de ésta última, un joven identificado como Cristian Adrián Jerez (19), quien ahora es el principal sospechoso del crimen y está prófugo.

Si bien se creía que a las 7:30 de ayer la adolescente había salido para dirigirse a su domicilio, un tío policía de Ludmila logró con una aplicación geolocalizar el celular de la víctima, que seguía indicando como destino la casa de la fiesta.

Fuentes de la investigación indicaron que durante la tarde de ayer, el propio sospechoso estuvo en contacto con la familia de la adolescente, le manifestó que la chica se había retirado sola y se mostró preocupado por su desaparición, pero luego se fugó antes de declarar en la comisaría.

“El que se fugó, estuvo hablando conmigo, me vio a la cara, dijo que iba a buscar el documento y no volvió nunca más, no lo tendrían que haber dejado salir”, afirmó Leandro.

Fuentes judiciales explicaron que la denuncia por el paradero de la adolescente recién se formalizó anoche, alrededor de las 20, en la comisaría Sexta de Moreno.

Ni bien le dieron intervención y con el dato de la geolocalización del celular, el fiscal de la causa, Federico Soñora, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Moreno, ordenó un allanamiento de urgencia en la vivienda de la calle Diario La Nación y allí se encontró el cadáver de Ludmila debajo de la cama, entre dos colchones.

Cuando se hizo el allanamiento, Jerez, el principal sospechoso e inquilino de la vivienda donde fue hallada asesinada Ludmila, ya no pudo ser ubicado.

Una fuente de la investigación reveló que un tío del joven declaró que cuando lo trasladaba en auto desde la comisaría Sexta. de Moreno, donde había ido presuntamente a colaborar con la búsqueda, hasta el domicilio donde después se encontró el cuerpo, Jerez se bajó del vehículo y huyó.

“Se lo llevó el tío y supuestamente se le tiró del auto, pero quiero ver las cámaras. Está por la zona, no se va a ir, es un tipo que no dispone de plata, es un muerto de hambre. Yo hasta no llegar a esta persona no voy a parar. Que se haga justicia”, dijo el padre de Ludmila.

Tras el hallazgo del cadáver, el fiscal obtuvo el testimonio clave de una vecina de Jerez, que habita otra vivienda en el mismo predio, quien relató a los investigadores que alrededor de las 7 de ayer escuchó gritos y una discusión entre Ludmila y el sospechoso, en la que la chica se quería ir y el joven no la dejaba.

La familia de la víctima también denunció que luego de la fuga, Jerez subió “un estado” a una de sus redes sociales que lo ubicaba en la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere, partido de La Matanza.

“En esa zona vive una de la hermana del sospechoso, ya se fue a chequear ese domicilio, pero no lo ubicamos”, confió una de las fuentes consultadas.

“Mientras detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Moreno-General Rodríguez estaban abocados a ubicar y detener al imputado, el fiscal ordenó un nuevo rastrillaje en la escena del crimen, ya que pese a que su última geolocalización dio que estaba encendido en la casa de la fiesta, el celular de Ludmila aún no había sido localizado.
 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS