viernes 25 de septiembre de 2020 - Edición Nº920
Editor Platense » Espectáculos y Moda » 3 sep 2020

Cobra kai: como vender la nostalgia

La llegada a Netflix de la serie original de YouTube permitió al gran público ver un fenómeno que el revisionismo de los 80 le permitió existir


Por:
Iñigo Montoya

Ningún ser vivo que haya vivido los 80 y los 90 puede negar lo icónica que es la mítica Karate Kid de 1984. La historia de un chico nuevo en la escuela que sufre bullying de sus compañeros y es instruido por un sabio de las artes marciales para hacerles frente, lograba poner la filosofía oriental y el sueño americano en 2 horas de metraje. Cobra Kai retoma a los personajes y busca traerlos a un tiempo de redes sociales y corrección política.

Posiblemente estemos ante un caso muy paradigmático donde usuarios de YouTube crearon una idea y la misma red la llevó a la pantalla chica. Durante años aparecieron videos donde realizaban cuestionamientos a la cinta de 1984, argumentando que el mítico Daniel Larusso era realmente el villano de la película, y que la evolución de los puntos de vista hizo que el héroe envejezca de mala manera.

Este fenómeno es producto de lo distinta que fue la mentalidad de los 80 para con las décadas posteriores. En aquellos años aún estaban en auge las películas de artes marciales, y el maniqueísmo estaba más aceptado, pero suele darse ese extraño fenómeno donde de niños apoyamos a los héroes pero al crecer empezamos a admirar a los villanos, los cuales a veces son incomprendidos. 

Es en ese punto, donde Cobra Kai se vuelve un producto interesante, y no un mero reciclaje, en este punto de la historia no es Daniel Larusso el protagonista sino Johnny Lawrence, aquel rubio adinerado que perdía la final con el héroe. Los roles se intercambiaron y ahora está en la ruina, mientras que el personaje de Ralph Macchio tiene una concesionaria de autos, dinero y una familia perfecta. 

Claramente tenemos un concepto interesante, el desafío de la serie claramente ha sido equilibrar a los nostálgicos de los 80 con las nuevas generaciones. Para eso se nutre de un elenco variopinto de jóvenes, que contra toda lógica practican y están apasionados por el karate, y lo que es más llamativo, resuelven todos sus conflictos personales siempre en ese ámbito.

Si bien el programa logra un cierto equilibrio con estos dos conceptos, claramente Cobra Kai debe enmarcarse en un contexto de cierto estancamiento de Hollywood, donde los estudios parecen tener terror a las apuestas, y van a los seguro. Esa zona de confort está integrada por viejos films de culto que son traídos a la actualidad. Mientras esperamos el regreso de Bill y Ted después de más de 30 años, observamos como en los últimos años las continuaciones de Star Wars, Indiana Jones, Blade Runner o Jurassic Park son las grandes producciones y hay poco lugar para las ideas nuevas.

La Nostalgia de los 80 fue un gran catalizador en la década que acaba de terminar, las películas de It, la serie Stranger Things o Ready Player One. Esperemos que la década de los 20 abra a nuevas ideas que dejen el pasado atrás, o solo con alguna que otra obra que realmente proponga algo nuevo como Trainspotting 2. Pero sepa el mundo que solo sobre nuestros cadáveres tocarán Volver al futuro.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS