domingo 20 de septiembre de 2020 - Edición Nº915
Editor Platense » Salud y Jubilados » 3 sep 2020

EXCLUSIVO

Súper chica: con 80 años, diabetes, Epoc, hipertensión y secuelas de poliomielitis, le ganó al coronavirus

Le dieron el alta este medio día en el Hospital San Juan de Dios de La Plata


Por:
Alejandro Salamone. Fotos: Jonatan Grima @ojodepez

Los milagros existen. Lo dice con lágrimas en los ojos y una tremenda emoción el médico cirujano Roberto Byrne, quien el 21 de julio pasado trasladó a su madre desde Carlos Casares hasta el Hospital San Juan de Dios de nuestra ciudad porque en ese pueblo, donde no existe transmisión comunitarias del virus, se contagió el COVID-19: "Pensaba que no la iba a ver nunca más y acá estamos, gracias al enorme esfuerzo de todo el personal de la salud pública, mi mamá de 80 años y varias enfermedades de base obtuvo el alta".  

Es la segunda pandemia a la que le gana Mercedes Barrera, oriunda de Bragado pero con toda una vida, desde pequeña en Carlos Casares. Ella también fue salvada cuando tenía 8 años en La Plata, pero en esa oportunidad en el Hospital de Niños, donde se curó de la poliomielitis y hasta pudo volver a caminar gracias a las cirugías para fijar las articulaciones que se le practicaron en ese momento. Y si bien siempre uso una muleta, eso no le impidió ser ama de casa y mucama, haber conocido a su esposo  -camionero-  quien falleció hace dos años, y tener dos hijos que gracias al esfuerzo de esta familia de clase media baja, pudieron recibirse uno de médico y la mujer de odontóloga en la UNLP.

Mercedes Barrera  sale de alta, en la foto junto a su familia y al personal de Salud del San Juan de Dios

Roberto habla con conocimiento de causa justamente por ser parte del sistema de la Salud, por entender de medicina: "Esto es un milagro y hay que ser muy agradecido a todo el personal, médicos, enfermeros, camilleros, no me quiero olvidar de nadie, absolutamente a todos los colegas del hospital de Carlos Casares y del San Juan de Dios. Mi madre es la segunda vez en su vida que se salva de una pandemia gracias al sistema de Salud Pública. Todo con el agregado que ella padece neumonía bilateral, secuelas de la polio, es diabética severa y tiene Epoc, además de ser hipertensa. Es decir, estaban dadas lamentablemente todas las condiciones para que el coronavirus no lo pueda superar, pero sin embargo sí pudo, y hoy le dieron el alta médica porque ya está curada al menos del COVID-19".

Byrne destacó la labor de los médicos Gastón Pellegrino y Silvana Márquez, coordinadores del área COVID del San Juan de Dios, como así también de la  
Dra Ivonne Ritou, directora Médica del centro asistencial, "ella fue quien nos abrió las puertas del San Juan de Dios". También resaltó el esfuerzo de todo o el plantel del hospital platense y del de Carlos Casares que nunca puso obstáculos y acompañaron el traslado a La Plata..

"Mi mamá es una mujer de mucha garra, muchísima fuerza, nunca la sentí quejarse ni estar acomplejada por usar una muleta aunque yo notaba que era distinta a otras madres por esa cuestión, ella se manejaba como si fuera una parte más de su cuerpo. Realmente admirable, de una entereza única, de un esfuerzo impresionante para que mi hermana y yo pudiéramos estudiar y recibirnos en la universidad pública. Mi papá ha luchado a la par de ella, manejando el camión, sin tener feriados, ni sábados, ni domingos, ni fiestas de fin de año, ambos se han roto el alma para darnos todo lo mejor", expresó emocionado el médico que realizó su residencia, en aquellos años de estudio, en el Policlínico San Martín de La Plata. Fue en Carlos Casares donde mi mamá conoció a mi papá y construyeron esta familia, indicó.

UN CONTAGIO QUE NO SE SABE CÓMO PUDO HABER SUCEDIDO 

Dos datos que hacen más increíble a esta historia: Mercedes cumplió sus 80 años internada en el San Juan Dios el 23 de julio pasado. Y todavía no se pudo determinar cómo se produjo el contagio de coronavirus, ya que ella no sale de su casa.

"Hay dos chicas que la cuidan, le dan amor y le ponen todo el esmero para que ella esté bien, estamos muy agradecidos con ellas. En Carlos Casares no hay circulación comunitaria del virus. Se hicieron testeos a poca gente que tuvo contacto con ella, incluyendo a estas dos chicas que nada tienen que ver con lo que le pasó a mi mamá. Todos dieron negativo. Es un caso realmente complejo, no se pudo determinar cómo se contagio mi madre, al menos hasta el momento. Ella no salía de su casa", dijo Roberto,

Y agregó: "A todas esas personas anticuarentena quiero decirles que esta es una enfermedad muy brava, es muy triste dejar a un familiar internado, a un amigo, y no saber si se lo volverá a ver, y hay que esperar su recuperación...incluso muchos jóvenes permanecen mucho tiempo en el hospital y quedan con secuelas, por eso hay que cuidarse mucho hasta que se encuentre la vacuna, la cura. Hoy agradezco este milagro de la vida, poder volver a ver a mi madre, es una linda noticia, en medio de tanta pálida..."

Desde el San Juan de Dios a su casa, con 80 años le ganó al COVID-19

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS