martes 24 de noviembre de 2020 - Edición Nº980
Editor Platense » Nacionales » 30 ago 2020

Exitoso lanzamiento del satélite argentino Saocom 1B

A la hora exacta en que estaba previsto se concretó el lanzamiento desde Cabo Cañaveral. Se tata de un proyecto elaborado por científicos de la Universidad de La Plata y otros organismos nacionales


El lanzamiento del del Satélite Argentino de Observación Con Microondas (Saocom) 1B se realizó este domingo a las 20:19 hora argentina a bordo de un cohete Falcon 9, de la firma Space-X, desde la base de Cabo Cañaveral en Florida, Estados Unidos con total éxito.

Más de 70 técnicos y científicos argentinos de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), la empresa rionegrina Invap y la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) distribuidos en el centro espacial de Cabo Cañaveral, la sede de Conae en la ciudad de Buenos Aires, la planta de Invap en Bariloche y el Centro Espacial Teófilo Tabanera en Córdoba, trabajarán para monitorear el lanzamiento del satélite Saocom 1B.

El Saocom 1B y su antecesor el Saocom 1A tienen tecnología de apertura sintética que es muy difícil de lograr y Argentina es uno de las pocos países en el mundo que la desarrollan.

Además Argentina y Japón son los dos únicos países que tienen tecnología de Banda L.

Los expertos aseguran que el proyecto se debe a la calidad de “las universidades públicas” que “son de primera” y “preparan a los profesionales para estos desafíos”, además de las instituciones como Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), el GEMA de la Universidad Nacional de La Plata, la empresa estatal VENG y el Invap “que son organismos con altísimo nivel profesional”.

El satélite Saocom 1B que esta noche fue lanzado al espacio presenta un completo repertorio de capacidades entre las que se cuentan evaluar la humedad de los suelos y dar soporte a emergencias dentro de lotes de 150 metros cuadrados, brindar datos sobre el mejor momento para sembrar o fertilizar, generar información sobre crecidas de cursos de agua, desplazamientos de suelo, actividad de volcanes o el estado de bosques, glaciares y humedales.

"Los satélites Saocom 1A y 1B fueron diseñados especialmente para identificar pequeñas variaciones de la humedad en el suelo y dar soporte ante emergencias", explicó la gerenta de Observación de la Tierra de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) e investigadora principal de la misión Saocom, Laura Frulla.

La investigadora destacó que "estos satélites son únicos en el mundo porque su sensibilidad radiométrica les permite analizar lotes de 150 metros cuadrados, mientras que lo más parecido que hay hoy es un satélite de la NASA (SMAP) que brinda lotes de 9 kilómetros cuadrados".

"Además, los satélites Saocom forman parte del Sistema Italo Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias (Siasge), junto a los cuatro satélites de la Constelación Italiana Cosmo-SkyMed, de la Agencia Espacial Italiana (ASI), lo que permite obtener información certera y muy frecuente de inundaciones, erupciones, terremotos, avalanchas, derrumbes y deslaves entre otras cosas", remarcó.

La investigadora también apuntó que "otra de las fortalezas del programa Saocom es su flexibilidad para que los usuarios definan que datos requieren que los satélites registren en cualquier lugar del globo".

"Hoy son muy pocos países en el mundo los que tienen estas capacidades y por eso la Conae recibió a partir de este programa numerosas solicitudes de cooperación desde todo el mundo", comentó.

"Las capacidades de estos satélites se construyeron en base a los requerimientos de los organismos de agricultura e hidrología entre otros, y permiten gestionar de una manera más ágil a todos los usuarios cosas tan vitales como el agua para los cultivos", apuntó.

Frulla resaltó que "a partir del mapa de humedad de suelo el usuario tiene un soporte para saber cuál es el momento óptimo para fertilizar un lote o sembrarlo de acuerdo a la zona y el tipo de cultivo; además el mapa permite evaluar la humedad de una columna de entre 40 centímetros y dos metros de profundidad a partir de los datos que aportan los sensores y la modelización".

"Con los datos de estos satélites también es posible predecir plagas, trabajar sobre la fusariosis que afecta al trigo, señalar la susceptibilidad que tienen los ríos a las precipitaciones, verificar pequeños desplazamientos de la superficie terrestre, actividad de los volcanes, inclinaciones de construcciones, hundimientos en zonas rurales por el tránsito, estado de los caminos, o identificar dónde puede haber un brote de dengue a partir de la caracterización del medio ambiente", detalló.

La investigadora agregó que "los datos de los satélites Saocom también permiten evaluar el estado de los bosques, los glaciares y los humedales".

La gerenta de Observación de la Tierra indicó que "una parte de los datos que recaban los satélites es fija y sirve para juntar una base de datos útiles multitemporales sobre un mismo lugar para que los usuarios puedan tener una historia, pero dejamos una gran cuota de capacidad de los satélites libre a las necesidades de los usuarios que pueden hacer sus propias planificaciones desde la página web de Conae".

"El programa Saocom le deja a Conae una gran cantidad de conocimientos invalorables que es imposible de medir, y una experiencia acumulada en organizar y trabajar con microondas", concluyó Frulla.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS