viernes 25 de septiembre de 2020 - Edición Nº920
Editor Platense » Espectáculos y Moda » 13 ago 2020

cine más comics

La vieja guardia: el prólogo de una saga que promete

El nuevo estreno de Netflix llamó poderosamente la atención con una mitología propia que da fuerza a una película de acción


Por:
Iñigo Montoya

La nueva película de Netflix fue estrenada esta semana y se enmarcó dentro de lo común en el cine de estos días, pero con muchos elementos llamativos y a destacar. Un film de acción basado en un comic, del cual uno de los realizadores es argentino y se llama Leandro Fernández,  que apuntó a crear un producto intimista pero intenso al mismo tiempo, y buscando evadir los cliches.

El film narra la historia de un grupo de mercenarios liderados por Andy, Charlize Theron, que tienen el don de la inmortalidad. Han vivido muchos siglos y la cinta busca explorar sus vidas y el sentido que ellos le buscan al hecho de no poder morir, y como se vinculan entre sí ya que solo pueden relacionarse entre ellos.  Todo esto sumado a una malvada corporación farmacéutica que busca atraparlos para experimentar con ellos.

Debe decirse que en la segunda mitad de la década pasada el cine de acción tuvo un resurgimiento. Anteriormente fue un género que parecía ahogarse en sus propios estereotipos, y donde aquellos héroes de los 80 comenzaban a envejecer junto a sus películas. Pero de a poco comenzó a repuntar de la mano de películas que no eran protagonizadas por hombres musculosos o genios de las artes marciales, sino por grandes actores que aceptaban protagonizarlas, ahí las sagas de Jason Borne y la de Búsqueda implacable. Y obviamente no olvido a nombrar la extraordinaria saga de John Wick, que con todos los elementos del cine de acción coreano llevó al género a lo máximo.

De este modo llegamos a La vieja guardia, claramente es un film que antes de pensar en los disparos y las peleas busca generar empatía y desarrollo de sus personajes, sin que falte acción. A Todo esto se le suma una mitología muy interesante que nos sumerge en un universo del que naturalmente uno quiere saber más, donde sus reglas y particularidades lo vuelven interesante.

Desde lo técnico la forma en que las escenas de acción fueron rodadas recuerda mucho a Capitán America Winter Soldier (2014) donde podíamos ver puestas de cámara frenéticas y planos cortos  para enfatizar la adrenalina. En aquella película de Marvel había una banda sonora que acompañaba dichos movimientos con sonidos de sintetizadores que daban una atmosfera oscura, aquí eso es justamente de los puntos flojos, ya que la musicalización desentona mucho y en varios momentos.

Posiblemente el aspecto más débil de la película es su historia propiamente dicha, porque si bien presenta muy bien a sus personajes, y nos lleva a su universo de una forma emocionante, el conflicto realmente nunca llega a ser interesante. Un villano totalmente genérico, sin motivaciones más que el dinero y el derrotar a su competencia, que hace el mal solo porque le gusta la maldad.

Nos encontramos con un final abierto que prácticamente deja claro que esta fue solo una presentación y que lo realmente interesante vendrá en las secuelas. Pero hubiera sido lindo ver un film que pueda valerse solo, y con una historia que realmente nos hubiera atrapado. Tener un conflicto que se resuelve fácil y rápido siempre decepciona bastante.

En líneas generales la película cumple en entretener y en plantear un universo convincente, es inteligente al plantear los conflictos y las vidas de sus personajes, y en como ellos aceptan todo lo negativo de no conocer la muerte. Pero se queda corta en plantear un conflicto que realmente nos haga involucrar, posiblemente haya sido lo suficientemente buena para lograr que veamos la secuela, pero esta tendrá la presión de dar lo que la otra no.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS