lunes 21 de septiembre de 2020 - Edición Nº916
Editor Platense » Política y Economía » 28 jul 2020

Giro en la negociación

El Gobierno reiteró que no cambiará su oferta a los acreedores y empieza el diálogo con el FMI

Hasta ahora se esperaba cerrar acordar con los bonistas antes de iniciar las conversaciones con el Fondo Monetario. Ahora ante un nuevo rechazo se decidió mantener la oferta y buscar un nuevo programa con el organismo


El Gobierno argentino reiteró que la última oferta presentada a los acreedores es “el máximo esfuerzo que puede hacer “ el país para reestructurar su deuda y anticipó que avanzará en negociaciones por un nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), al margen del resultado que alcance con los bonistas.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que el Gobierno mejoró "significativamente la oferta, y llegamos a un punto que es el máximo esfuerzo que Argentina puede hacer sin comprometer el curso social que estamos tratando de lograr", durante una entrevista con Bloomberg TV.

También este mediodía, el presidente Alberto Fernández, al encabezar el acto de apertura del Hospital General de Agudos Doctor René Favaloro, en el partido bonaerense de La Matanza, reforzó una vez más el mensaje dirigido a los acreedores:

“Deben saber que no vamos a postergar a ningún argentino para pagar una deuda que no podemos pagar”, dijo el Presidente.

Así, el Presidente salió al cruce de la amenaza de grupos de bonistas de bloquear el acuerdo si no se mejoran las condiciones de pago y aseguró que los acreedores "deben saber" que el Gobierno no va a "postergar a ningún argentino para pagar una deuda que no podemos pagar".

"Nadie nos va a doblegar en eso", enfatizó el jefe de Estado en un acto que encabezó por videoconferencia con gobernadores e intendentes para poner en marcha hospitales y centros modulares de atención de la salud.

En medio de su discurso, y un par de horas después de que se difundiera una carta de acreedores exigiendo mejores condiciones, Fernández reaccionó al nuevo reclamo de los bonistas.

Casi al final del acto, en pocas palabras pero con tono enérgico, el Presidente reaccionó a la misiva difundida por el Comité de Acreedores.

Allí, el grupo advirtió que posee más del 50% de los bonos a canjear y que por eso podría bloquear la renegociación de la deuda, cuyo plazo de cierre está previsto para el martes próximo.

También Guzmán respondió que la última oferta presentada a la Comisión de Valores de los Estados Unidos es el "máximo esfuerzo que la Argentina puede hacer".

"No queremos comprometernos a algo que no vamos a poder cumplir. En el pasado se hicieron las cosas mal en ese sentido", sostuvo el jefe del Palacio de Hacienda.

Así sólo a una semana del cierre de las negociaciones según lo establecido por el Gobierno, el diálogo entre el Ejecutivo y los bonistas volvió a tensarse.

El Presidente compartió el acto virtual con los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires), Omar Perotti (Santa Fe), Jorge Capitanich (Chaco) y Juan Schiaretti (Córdoba) y el intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro.

De esta forma, el jefe del Estado y el titular del Palacio de Hacienda ratificaron que no habrá una mejora económica en la oferta, en respuesta a la carta enviada anoche por tres grupos de acreedores con el pedido de una nueva propuesta y la advertencia de que ellos reúnen a más del 50% de todos los bonistas con títulos bajo ley extranjera, entre otras cuestiones.

En la nota, pidieron nuevamente -como ya lo hicieron el 20 de julio pasado- levantar el piso del valor de recupero presente desde los 56 dólares por 100 dólares en valor nominal, al margen de solicitar otros requisitos legales.

El Gobierno argentino, por su parte, se mantiene en la oferta presentada el 6 de julio pasado, en la que contempla un mínimo de 53 dólares por nómina de 100 dólares, una diferencia de apenas 3 dólares respecto a lo que piden los acreedores, según cálculos del mercado.

La nueva carta de los acreedores lleva la firma de 30 grandes fondos internacionales de inversión, entre los que se encuentran AllianceBernstein, Amia Capital, Ammundi, Ayres Investment, BlueBay, Farallon, Goldentree, T Rowe Pricem Wellington, Western, Invesco, entre otros, además de los ya conocidos BlackRock, Monarch, Ashmore y Fidelity.

En la nota advierten que existen más fondos que “no fueron nombrados por una cuestión institucional”, y que en total lograrían más del 50% del total de los tenedores de los más de 63.000 millones de dólares a canjear.

En el reportaje con Bloomberg TV, Guzmán dijo que "después del proceso de reestructuración de la deuda con los acreedores privados, esperamos solicitar un nuevo programa del FMI que reemplace al anterior que no funcionó", en el que la Argentina contrajo una deuda de U$S 47.000 millones entre 2018 y 2019.

"Esto va a suceder independientemente de lo que ocurra con los acreedores privados", agregó el ministro.

“Calquiera sea el resultado, Argentina pasará mucho tiempo sin emitir nueva deuda en el extranjero", señaló Guzmán, quien este jueves disertará en un evento organizado por el Atlantic Council.

En base a las previsiones existentes, el plazo para que los acreedores expliciten su decisión de ingresar al canje de deuda vence el 4 de agosto.

Diversos analistas especulan que esa fecha extenderse nuevamente de cara al nivel de aceptacción y ante la posibilidad de sumar más bonistas a la propuesta, mientras que también se especulaba con que Argentina podría aceptar nuevas modificaciones en los términos legales antes que la oferta mayor de pagos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS