miércoles 23 de septiembre de 2020 - Edición Nº918
Editor Platense » El Lobo y El Pincha » 19 jul 2018

Pedro apuesta fuerte, aunque por obligación

Le llegó el turno a los pibes en el Lobo

Las partidas de Colazzo, Pereyra, Niell, Dibble, Alderette y la próxima salida de Alemán , sin que asomen sus reemplazantes, obligaron a Troglio a recurrir a los juveniles.


Por:
Mauricio Bustos

Cuando la mano viene mal, desde la popular suele tronar el pedido que se torna exigencia: “poné a los pibes la p… que te parió”. La idea del váyanse todos es la salida rápida que reclama el sentido común de la mayoría de los hinchas argentinos. Pero muy pocas veces la cosa sale bien, y después esos mismos que reclaman a los pibes, los terminan insultando y haciéndolos retroceder varios casilleros en su progreso como futbolistas.

El sábado, no por convicción, sino más bien por necesidad, Pedro Troglio haría debutar a tres pibes, confiaría en dos noveles con un par de partidos en primera, y sentaría a su lado en el banco de los suplentes a tres o cuatro pibes más.

Apuesta a que todo salga bien. Confía en que así será. Pero sabe muy bien que no es lo que hubiera elegido hacer de tener otra oportunidad. Los riesgos que se corre pueden ser mucho más determinantes para los juveniles, que para él como entrenador. Pero lamentablemente no le queda otra.

Hagamos nombres pues para empezar a entender de quienes hablamos: Matías Melluso es un platense de 20 años que había pisado primera yendo al banco de suplentes hasta que el Indio Ortíz lo metió en el sprint final del Lobo en la última Superliga.  Algo similar le ocurrió al Monito Matías Gómez, un pibe de tan solo 19 años de edad que llegó al Lobo desde su ciudad natal, La Leonesa en la provincia de Chaco. Ambos no desaprovecharon la oportunidad que le dio el Indio en esos últimos partidos, y luego la ratificaron en cada práctica con la llegada de Pedro Troglio. A esta altura parecen dos experimentados, aunque solo tienen sobre sus espaldas ese par de partidos.

A estos pibes se le sumarán como debutantes absolutos el entrerriano Germán Guiffrey, de 20 años, oriundo de la ciudad de Concordia, como Víctor Bernay, el cordobés Hernán Tifner, de 22 años, y con pasado inmediato en el Pincha (tendrá la difícil tarea de intentar hacer olvidar la partida de Brahian Alemán) y Juan Cataldi, el sobrino de los mellizos Barros Schelotto, que con 20 años busca cumplir el dictamen familiar en la primera del Lobo.

Y si cinco juveniles parecen mucho como para poner de movida en un debut de torneo, llevar al banco de suplentes a otros cuatro completa el cuadro de situación por el que está atravesando Gimnasia, que necesita con urgencia la llegada de refuerzos de experiencia para equilibrar un plantel corto y que se desprendió de varios profesionales.

Junto a Pedro en el banco seguramente podrían estar el platense Diego Mercado Parini, de 20 años, Tomas Durso, el más chico de todos, de 19 años y el hijo del referente y goleador albirrojo José Luis Calderón, Lucas Calderón de 20 años y el volante Enrique.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS