miércoles 08 de julio de 2020 - Edición Nº841
Editor Platense » Salud y Jubilados » 19 jun 2020

Sin anuncios concretos

Kicillof y Rodríguez Larreta no descartaron endurecer la cuarentena

En una conferencia de prensa el Gobernador destacó que si los indicadores siguen en alza se avanzará con acciones restrictivas y el Jefe de Gobierno porteño no descartó tomar medidas más drásticas. "No me temblará el pulso"


El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, encabezaron hoy una cumbre en La Plata junto a ministros de ambas administraciones, en la que acordaron continuar el férreo monitoreo de casos de COVID-19 y endurecer aún más los controles de circulación, sin descartar una vuelta atrás en la fase de cuarentena.

Una semana antes de la fecha límite -por el momento- de la cuarentena, fijada por el Poder Ejecutivo hasta el 28 de junio, Kicillof recibió a Rodríguez Larreta en la sede de la Gobernación bonaerense por primera vez, y tras el encuentro brindaron juntos una conferencia de prensa en la que estuvieron de acuerdo en que puede haber medidas más "drásticas" en lo inmediato si los contagios no cesan.

"Si tenemos que tomar medidas más drásticas para cuidar la salud de la gente no nos va a temblar el pulso", advirtió Rodríguez Larreta, y detalló que se pasaron "dos horas mirando números juntos".

Los mandatarios de la capital federal y la Provincia analizaron cantidad de casos por zona, tasa de mortalidad, tasa de duplicación de contagios y números de circulación, con el objetivo de buscar "rigurosidad" en el estudio, para luego avanzar en la toma de decisiones.

"Si la evaluación de los datos sigue (como hasta ahora, con números en alza), no hay dudas que tendremos que tomar medidas más estrictas", subrayó el jefe de Gobierno porteño.

Rodríguez Larreta afirmó que durante el fin de semana trabajarán junto a Buenos Aires y a la Nación para ser "muy estrictos" en los controles de la circulación.

"Vamos a trabajar en esto el fin de semana con el Gobierno nacional y tomar mayores medidas si fueran necesarias", indicó el mandatario de la Ciudad.

Al ser consultado sobre las diferencias en las restricciones entre la capital federal y el Conurbano, Rodríguez Larreta aclaró: "El hecho de que coordinemos no quiere decir que las medidas vayan a hacer exactas de un lado y del otro".

A su turno, Kicillof afirmó que si los indicadores siguen en alza en cuanto a casos de coronavirus en el área metropolitana "habrá que ir a algo mucho más drástico".

"Si sigue así, habrá que ir a algo mucho más drástico", advirtió el gobernador, que resaltó: "Los datos han empeorado, nos preocupa".

Además, Kicillof detalló que para unificar criterios en todo el AMBA se creó "una mesa técnica en la que se va a construir un indicador compuesto, que incluye la utilización de camas, la circulación social, la evolución de contagios, mortalidad, indicadores comunes con los que ya se está trabajando".

"Hay un dato clave que es cuántas camas de terapia intensiva están ocupadas. Ante una situación de poca disponibilidad, la única medida que nos garantiza que va a haber menos contagios es un aislamiento mayor", agregó el gobernador bonaerense.

Del encuentro también participaron el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli; el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós; el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán; y el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.

Por su parte, la vicegobernadora de Buenos Aires, Verónica Magario, aseguró que la crisis por el coronavirus podría pasar recién dentro de "tres o cuatro meses", y advirtió que la próxima semana habrá un "crecimiento feroz" de casos.

"Es preferible mandar un mensaje por celular y después abrazarnos en 3 ó 4 meses, cuando esto pase", subrayó Magario al referirse al Día del Padre, que se celebrará el próximo domingo.

En declaraciones al canal A24, sostuvo que "la semana que viene va a haber un crecimiento feroz de los casos", e indicó que "junio y julio van a ser los meses más críticos" de la enfermedad.

 "Si seguimos así, la capacidad hospitalaria no alcanzará", indicó la Vicegobernadora bonaerense, y afirmó: "Estamos en el peor de los momentos".

"Hay que parar la circulación de gente y las aperturas de comercios no esenciales", agregó, e indicó: "Tenemos el 60 por ciento de ocupación en las camas de los hospitales de la Provincia. En el Conurbano, inclusive, algunos hospitales ya no tienen habitaciones disponibles".

En el mismo sentido, expresó: "Trabajamos en conjunto con Nación, Provincia y Buenos Aires y siempre dijimos que si la situación empeoraba debíamos volver atrás. Hoy estamos en esa circunstancia".

"Necesitamos parar esta curva", afirmó Magario en referencia con el aumento de los contagios de COVID-19 y también bregó por una "etapa de responsabilidad social", como la que se registró en el país en los inicios de la cuarentena, para poder "achatar la curva" de propagación del virus. "Necesitamos frenar los contagios, se viene una de las peores semanas", dijo finalmente.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS