miércoles 08 de julio de 2020 - Edición Nº841
Editor Platense » Salud y Jubilados » 18 jun 2020

Especialistas analizan cómo repercute la cuarentena en los niños

Un grupo de profesionales que forman parte INECO, entidad que aconseja al gobierno Nacional en el contexto de pandemia, realizó un estudio sobre el impacto del encierro en los niños. En algunos casos aumentó el temor, angustia, fastidio y déficit de atención.


La situación que nos encontramos atravesando plantea grandes desafíos para las familias, escuelas y profesionales de la salud. Si bien en un primer momento los niños toleraron muy bien las circunstancias del aislamiento, a medida que fueron pasando las semanas, el cansancio, el aburrimiento y la pérdida de rutinas, han hecho que los mismos comiencen a expresar dificultades de conducta.

“Luego de casi 100 días aislados, sin contacto con familiares ni con otros niños, en medio de un estrés social, los menores están muchos más temerosos y se ha evidenciado un cuadro de angustia en crecimiento.”, afirma Andrea Abadi, Directora del Departamento Infanto Juvenil INECO que integra el equipo multidisciplinario que asesora al gobierno de la ciudad.

Hasta la fecha, los estudios disponibles sobre la población infanto juvenil, mostraron que los niños y adolescentes pueden atravesar una serie de problemas principalmente anímicos y de ansiedad, se los ve más irritables, fastidiosos, se aburran con mayor facilidad, empeoran su comportamiento y se tornen más desafiantes. Asimismo, también se pueden evidenciar episodios de tristeza, angustia y en algunos casos más severos, ocasionar dificultades de atención, pérdida del control de los esfínteres ya adquirido, problemas de sueño, académicos, entre otros.

En un estudio realizado a 2355 padres de habitantes de Beijing, la Asociación de Psiquiatría China reportó que el 67% de los padres refirieron dificultades en el control de la conducta en etapa de pandemia. Adicionalmente, un estudio realizado en la provincia de Shaanxi durante la epidemia de COVID-19 por el grupo de trabajo colaborativo de China-EPAUNEPSA, mostró que los niños con edades entre 3 y 6 años, eran más propensos que los niños mayores a manifestar síntomas como el apego extremo a los progenitores y el temor de que los miembros de la familia pudieran contraer la infección.

“Los padres de niños y adolescentes muy probablemente puedan evidenciar retrocesos o dificultades en áreas donde previamente no había problemas, como hacerse pis, que baje su rendimiento académico, que tengan más berrinches, que les cueste estar solos, que se pasen a la cama de los padres, etc.”, asegura Francisco Musich, Jefe del Departamento de Psicología Infanto Juvenil de INECO.

Sin embargo, el profesional resalta que “no todos los niños y adolescentes van a reaccionar de forma negativa a la cuarentena ya que muchos de ellos lograran sobrellevarla de forma adecuada. En dicha situación se abre la posibilidad para que las familias pasen más tiempo con sus hijos, permitiendo compartir más experiencias, aprendiendo cosas nuevas y mejorando el vínculo a nivel familiar.”

Algo similar ocurre con la modalidad de home schooling (escuela en casa). Si bien es difícil hacer una generalización respecto qué niños han podido sacar un beneficio pedagógico en esta situación, se han detectado perfiles que han logrado aprovechar mejor esta situación frente a otros que se vieron más perjudicados. Para hacer ese análisis, es necesario encuadrarlo dentro del contexto de cada familia - emocional, económico, social - y de cada escuela.

“En líneas generales se observa que los niños que requieren más tiempo para aprender, han sido beneficiados inicialmente por esta modalidad ya que los ritmos no son los mismos que los que deben seguir en las aulas tradicionales: ahora cada uno puede leer y recurrir al material cuantas veces crea necesario”, resalta Sofía Lalor, Coordinadora Departamento de Neuropsicología Infanto Juvenil de INECO, y sostiene que también se pueden ver beneficiados de esta modalidad los niños con dificultades específicas de aprendizaje  - asumiendo que tienen una explicación más personalizada y guiada por parte de sus padres o docentes- ya que están pudiendo acceder a mayor apoyo  individual.

Distinto es el caso en los niños que suelen distraerse mucho en clase. Si no tienen un firme acompañamiento, bajo la modalidad de aprendizaje desde el hogar pueden tener mayores distracciones: “Los pacientes que presenten dificultades en prestar atención, sostenerla y controlarla, manifestarían mayor dificultad ya que carecen del orden externo que brinda la cursada, las rutinas y los tiempos que otorgan los docentes, las clases, etc”, afirma la profesional.

En este sentido, los especialistas recomiendan que cualquiera sea el caso, lo ideal es no perder el contacto con los niños y estar atentos a sus conductas para entender que les está pasando y cuál es el mejor acompañamiento para ellos en un contexto por demás novedoso como el que estamos viviendo. “Es importante poder estar atentos a cómo nuestros hijos van respondiendo y evolucionando, entendiendo que muchas reacciones son transitorias o normales, pero que en otros casos, es fundamental poder consultar con profesionales para que nos orienten en el manejo de dichas situaciones.”, sostiene la Dra. Abadi.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS