miércoles 08 de julio de 2020 - Edición Nº841
Editor Platense » Espectáculos y Moda » 13 jun 2020

El Presidente: la sátira del FIFA GATE y la llegada de Amazon

El estreno de la serie sobre la Corrupción en el fútbol marca la apuesta del nuevo servicio en el mercado latino


Por:
Iñigo Montoya

La llegada de El Presidente a las pantallas de América Latina es una apuesta bastante astuta de una de las plataformas de streaming más importantes del mundo para poder competir en el mercado sudamericano dominado por Netflix. Utilizar un escándalo muy reciente y al mundo del fútbol es una garantía para llamar la atención y hacer ruido con el público. El producto es una coproducción Argentino/chilena escrita y dirigida por Armando Bo.

Armando Bo es actualmente uno de los realizadores más importantes del país, mucho más desde que ganó el Oscar por ser uno de los guionistas de Birdman (2014). Como cineasta ha realizado Animal (2018) y una de las mejores obras del Cine argentino de los últimos años, la maravillosa El último Elvis (2014).

La serie es antes que nada una sátira, con lo cual nos encontramos con un tono poco serio y que utiliza la ironía para criticar los manejos de los dirigentes de FIFA y Conmebol. Podemos ver un guión que por un lado da los nombres de los implicados sin ninguna metáfora de por medio, y por otro lado crea una estructura narrativa para contar los detalles utilizando elementos del thriller norteamericano.

De este modo, la historia cuenta el ascenso de Sergio Jadue a la cumbre del poder en el fútbol chileno de la mano de su protector político el ex Presidente de la AFA Julio Humberto Grondona, que a su vez es el narrador de la serie. Un elemento esencial es el elenco, el protagonista es interpretado por el colombiano Andrés Parra, recordado por su papel de Pablo Escobar en El Patrón del mal. Por otro lado está Paulina Gaitán, de las dos primeras temporadas de Narcos, Karla Souza de la exitosa “Nosotros, los nobles” (2013), y Grondona es interpretado por el ítalo argentino Luis Margani. Un dato curioso es que casi todos los actores interpretan a personajes que llevan un acento al suyo, una decisión extraña pero que sale bien.

Se puede decir que la estructura recuerda mucho al cine de Scorsese (sin comparar la calidad), ya que cuenta como un Presidente de un club pequeño del interior de Chile llega a la cumbre del poder y su posterior caída. Principalmente vemos temas como la codicia, el exceso y la traición, en un guión que por momentos pasa de una sátira muy cínica a un policial que no siempre termina de encajar.

En cuanto a sátira la serie es muy interesante porque no es ni busca ser seria, apunta a mostrar los manejos y a ironizar sobre ellos. Muestra personajes inmorales a más no poder y sus fechorías, mientras el narrador cuenta (a veces demasiado) como es el trasfondo de la corrupción. Pero por otra parte está el personaje de Karla Souz, una agente del FBI muy poco carismática e hiper sexualizada que va interactuando con el protagonista, siendo una representación de la investigación norteamericana sobre este caso.

Posiblemente el punto más flojo que tiene la serie es justamente su extensión, ya que se podría haber contado todo en cuatro o cinco capítulos, hay un gran exceso de relleno, con situaciones que parecen  dar vueltas en círculo. Es que el esquema de la sátira es lo suficientemente positivo como para sostener la trama, la intervención de la agente ralentiza la acción con un personaje que la propia historia no sabe qué hacer con ella.

Finalmente, es una serie interesante y fácil de ver que toca un escándalo que como siempre la vida real fue más infame que la ficción. Hoy Amazon aparece para competirle el trono a Netfilx, la cual en EE.UU y Europa ya compite con otras plataformas más. Armando Bo logra articular una sátira que aún con sus errores funciona, y que incluso llega a decirle al espectador que parte fue real y que parte no, ese cinismo si se puede ver.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS