martes 29 de septiembre de 2020 - Edición Nº924
Editor Platense » Autos » 10 jun 2020

Inesperado giro

Los concesionarios temen no tener la suficiente cantidad de autos para vender

La sumatoria de dos meses con mínimos patentamientos y sin producción, un dólar paralelo que cotiza poco menos que el doble el oficial, descuentos y financiamientos favorables genera un fenómenos de impensado de ventas


Argentina es un país de giros permanentes e inesperados. Se suele pasar de un extremo al otro casi sin término medio. Y es está pasando por estos días con las ventas de vehículos cero kilómetro, que pasó de una caída estrepitosa a que se estén registrando en lo que va de junio un incremento que ya se anticipaba en los últimos días de mayo, y tendría un piso de 30.000 patentamientos.

Por eso se pasó de un stock extraordinario que se agolpaban en las concesionarias a que puede haber problemas de disponibilidad de los modelos más demandados.

En ese sentido, el presidente de la Asociación de Concesionarias de Automotores (Acara), el platense Ricardo Salomé, explicó que "la demanda en los primeros días de junio no sólo mantuvo si no que incrementó el buen ritmo de los últimos 10 días de mayo, cuando se produjo la apertura de los salones de venta en la mayoría del país".

"Calculamos que, de mantenerse así, podremos completar este mes con una base de 30.000 patentamientos, algo impensado hace algunas semanas", admitió el directivo de la entidad que nuclea a las concesionarias.

Por ese comportamiento no esperado del mercado, Salomé advirtió que "puede haber problemas de disponibilidad de vehículos en julio y agosto, por dificultades que ya existen en la reposición de los modelos más demandados y de los segmentos que son tope de gama".

Distintos actores del sector explicaron que el "inesperado crecimiento de ventas responde a un conjunto de factores que se advierten tras la reapertura" de las concesionarias en los últimos diez días de mayo, en una flexibilización del aislamiento por la pandemia del nuevo coronavirus.

Entre esas razones se menciona la existencia de una demanda contenida durante dos meses, las pocas alternativas de inversión por la coyunutura macroeconómica, los precios en dólares relativos más baratos y las promociones agresivas de las marcas.

Desde el sector se señala que llama la atención que la falta de instrumentos de financiación no permite contar con un crecimiento mayor en la ventas, por  lo que se espera que puedan avanzar las tratativas con el Gobierno para generar en el corto plazo un programa de incentivos para uno de los sectores que aspira a liderar una rápida recuperación de la actividad económica postpandemia.

Por el momento la principal preocupación del sector está en el segmento que se nutre de los modelos de importación, por lo que el pedido del sector es lograr un mayor agilidad en el ingreso de unidades.

Por su parte, las automotrices salieron de las restricciones del aislamiento social con la necesidad de recuperar volúmenes de ventas prepandemia, y lo están haciendo a través del dólar al valor del blue, financiamiento a tasa cero, con descuentos y bonificaciones en una amplia gama de marcas y modelos.

En los autos de alta gama, la cotización del dólar que toman por un auto es el valor oficial, es decir a valores de este miércoles unos $70 promedio. Sin embargo, quien vende esta moneda por otro lado, puede pedir cerca de 120 pesos por cada dólar. Así hará un mejor negocio.

Por ejemplo, un modelo de entrada de gama de cualquiera de las Premium más vendidas, que ronda los $2.300.000, tiene un valor de U$S 33.000 a dólar oficial, pero se puede obtener a U$S17.600 para quien prefiere cambiar la moneda. Así, un Audi A1 estará al alcance de mucha mayor cantidad de gente de lo lo que sucedía hace no mucho tiempo.

Luego de 18 meses de caídas consecutivas en los patentamientos, el sector observa la posibilidad de que junio pueda alcanzar niveles positivos interanuales, tras la reapertura de concesionarios que hay en todo el país por las limitaciones dispuestas en el marco del aislamiento social.

En mayo, se vendieron 21.015 vehículos que si bien representaba un incremento del 376% frente a un abril casi nulo en ventas. reflejó una baja del 42,8% frente al quinto mes de 2019.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de Automotores (Cidoa), Hugo Belcastro, afirmó que junio podría ser el primer mes con resultado positivo interanual en la cantidad de pantentamientos de autos, aunque requirió que se agilicen los trámites de ingreso al país de unidades ya abonadas en dólares. En el sector, lo que incluye a importadores netos y terminales, se estima que hay unos 10 mil vehículos en las playas portuarias esperando la habilitación de permisos de ingreso.

"Junio tiene chance de lograr un nivel de patentamientos superior a junio de 2019 y marcar el primer interanual positivo a contramano de lo que está ocurriendo en casi toda la economía por el efecto de la pandemia", explicó Belcastro.

"Cuidar las divisas es elemento vital", admitió el directivo, pero destacó que ante "una potencialidad de tener un buen mes para el sector, las medidas en el mercado cambiario pueden impedir que los patentamientos de junio terminen con 35 mil unidades o más".

En tanto, dos automotrices que producen en el país coincidieron en señalar el efecto de las nuevas normativas cambiarias del Banco Central, a las que atribuyen el faltante de algunos modelos importados con mayor demanda. "La situación es compleja para abastecer el mercado en estos momentos", explicó uno de los voceros consultados para esta nota que se refirió a la carta que el sector le envió al presidente del Banco Central, Miguel Pesce, describiendo que "la normativa impacta en la producción y en la importación de piezas y modelos", lo que puede traer dificultades para la operatoria de pago de las importaciones, cuando el flujo del sector es permanente, tanto para producir como para completar la gama de productos de cada marca.

En ese contexto, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, mantuvo una reunión, a través de videoconferencia, con empresarios metamecánicos y sindicalistas de Smata y de la UOM para analizar una iniciativa destinada a reactivar la industria automotriz, que contempla beneficios para fomentar las inversiones y el empleo en esa actividad.

La intención de Massa es diseñar algunas iniciativas para impulsar el empleo y la reactivacion económica para instrumentar cuando se haya superado la emergencia sanitaria por el coronavirus.

De la reunión virtual, participaron los principales referentes de Adefa, el presidente Gabriel López (de Ford), el vicepresidente Federico Ovejero (General Motors), el secretario Daniel Herrero (Toyota), y el director ejecutivo Fernando Rodríguez; Raúl Amin (AFAC); Isabel Martínez (Adicmra); Ricardo Salomé (Acara); Antonio Caló (UOM) y Ricardo Pignanelli (Smata).

El objetivo de esa propuesta es aumentar el mercado interno con facilidades para la inversión y, a la vez, mejorar la balanza comercial con Brasil, principal socio económico de la Argentina, según informaron los allegados a Massa.

En la misma línea, se propone un régimen de inversión a 5 años, con apoyo en crédito y protección para las pymes autopartistas, con el objetivo de lograr un régimen de estabilidad fiscal y de crédito para el año 2030.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS