viernes 05 de junio de 2020 - Edición Nº808
Editor Platense » Política y Economía » 21 may 2020

No pagarán el vencimiento

El Gobierno prorrogó hasta el 2 de junio la negociación con los acreedores

Una obligación por U$S 500 vigencia este viernes, sin embargo se lo incluirá en las conversaciones con los fondos de inversión. El Presidente aseguró que "ya estábamos en default desde antes de diciembre". Apoyo del FMI


El Gobierno extendió el plazo de negociación con los bonistas que vencía este viernes hasta el 2 de junio para avanzar en el diálogo con los acreedores, lo que llevará a la Argentina a un default selectivo ya que este viernes no cubrirá vencimientos pendientes por 503 millones de dólares.

En la comunicación oficial, el Ministerio de Economía aclaró que se fija esta nueva fecha "salvo que se extienda por un período adicional o que se finalice en forma anticipada".

A tan sólo horas de la fecha de vencimiento para alcanzar un entendimiento con los acreedores, la Argentina estableció una prórroga en línea con lo anticipado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien en la semana dijo que la fecha del 22 de mayo era "anecdótica".

En este marco, el Gobierno no cubrirá este viernes el vencimiento de 503 millones de dólares de los intereses de tres bonos globales, con lo que técnicamente incurría en cesación de pagos, cuestión que minimizan en Economía pues forman parte de la negociación que se encuentra avanzada.

"Si estamos en default desde hace meses, desde antes de diciembre que estamos en default. Sólo que no lo escriben. Lo ocultan", aseguró el presidente Alberto Fernández en una visita a Santiago del Estero.

Este jueves por la noche, el Ministerio de Economía difundió el comunicado por el cual anuncia que la Argentina: "Extendió por un período adicional el vencimiento de la invitación que hizo a los tenedores de ciertos bonos elegibles" para ser canjeados por otros títulos".

"La República continúa recibiendo opiniones y sugerencias de inversores acerca de diferentes caminos para mejorar el valor de recupero", indicó.

Aseguró que "se encuentra analizando estas sugerencias para maximizar el apoyo de los inversores, preservando al mismo tiempo sus objetivos de sostenibilidad de la deuda".

"Argentina cree firmemente que una reestructuración de deuda exitosa contribuirá a estabilizar la condición económica actual, aliviando las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía de la Argentina devenidas de la actual carga de deuda", sostuvo.

La decisión será publicada en el Boletín Oficial en las próximas horas y también será comunicada a la Security Exchange Commision (SEC) de Estados Unidos, país en el que tienen legislación los títulos a canjear, según confirmaron fuentes del Ministerio de Economía.

Guzman analizó durante esta semana las tres contraofertas que le realizaron los acreedores y según trascendió antes de fin de mes cambiaría la propuesta a los tenedores de títulos en legislación extranjera.

Antes de que se conociera la decisión oficial, el miembro del fondo Greylock, Hans Humes, señaló que era probable que no se llegaría a un acuerdo antes de este viernes y que "hay un deseo de resolver las negociaciones".

Las declaraciones de Humes muestran la evidencia de que la decisión de no pagar el vencimiento había sido consensuada con los bonistas.

Humes consideró también en una videoconferencia que "un incumplimiento de la Argentina podría ser sanado pronto".

Por su parte, el presidente Alberto Fernández aseguró que "desde antes de diciembre" la Argentina se encuentra en default, mientras destacó su intención de que el país sea considerado "honorable" ante el mundo por cumplir con sus compromisos.

En plena negociación con acreedores, el mandatario subrayó: "Leo en los diarios que corremos el peligro de caer en default mañana y yo me preguntó por qué mienten así".

"Si estamos en default desde hace meses, desde antes de diciembre que estamos en default. Sólo que no lo escriben. Lo ocultan", criticó Fernández desde Santiago del Estero.

En ese sentido, aseguró pretender que "el mundo vea a la Argentina como un país honorable que cumple sus compromisos", aunque aclaró: "Sin que eso signifique una nueva postergación de nuestro pueblo".

Este viernes, la Argentina debe hacer frente a un vencimiento de más de 500 millones de dólares, aunque está prácticamente decidido que no se haga el desembolso pues forma parte de la negociación con los acreedores.

Durante un discurso brindado en un acto en la Escuela del Centenario junto al gobernador Gerardo Zamora, resaltó su "compromiso con todos y cada argentino".

"No vamos a someter a la Argentina a nuevos compromisos que no podamos cumplir", reiteró.

De ese modo, apuntó: "No vamos a hacer más que lo que debamos hacer para que los compromisos que asumamos con nuestros acreedores no signifiquen una nueva postergación de nuestro pueblo" y añadió: "La palabra la cumplo y respeto mucho".

Por otro lado, llamó a "construir" una economía "más solidaria, que termine con esa lógica de la meritocracia porque la meritocracia no existe".

"No todos tenemos las mismas posibilidades. El rico más mediocre tiene más posibilidades que el más brillante de los pobres. Entonces no es el mérito. Es la oportunidad que tiene cada uno de crecer y desarrollarse", argumentó.

En ese sentido, subrayó: "Ese nuevo país lo vamos a empezar a construir ahora, que que quedó al descubierto la insuficiencia argentina y que apareció un virus que nos obligó a producir respiradores automáticos a gran velocidad".

Por su parte, el FMI afirmó ayer estar "alentado por la voluntad" de la Argentina y los acreedores para llegar a un acuerdo por la deuda, y confió en que se pueda "abrir un sendero sostenible para la economía argentina en el futuro". En una conferencia de prensa que brindó este jueves en Washington, el vocero del organismo, Gerry Rice, destacó que los directivos del Fondo están "alentados por la voluntad de ambas partes de seguir intercambiando posiciones para llegar a un acuerdo".

El portavoz aclaró que no intención del Fondo "especular sobre el resultado de las negociaciones" entre los funcionarios argentinos y los bonistas, e insistió que se trata de un "tema bilateral" entre las partes, del cual "por tradición" ese organismo no participa.

Además, sostuvo que con el Gobierno argentino "tenemos un diálogo activo y constructivo, pero aún no hemos iniciado discusiones sobre un programa apoyado por el FMI. No tengo un calendario sobre los próximos pasos".

Con respecto al apoyo que el Fondo Monetario puede brindar a países en el marco de la pandemia, Rice comentó que "hace dos semanas, anunciamos que habíamos aprobado financiamiento de emergencia para 50 naciones, de 102 que expresaron su interés. Hoy esa cifra es cercana a 59. Y el board está avanzando a un ritmo récord en la aprobación de estos préstamos".

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS