viernes 05 de junio de 2020 - Edición Nº808
Editor Platense » Nacionales » 21 may 2020

Generalizado rechazo

Insólita acusación contra el padre del sanitarismo en la Argentina

Tildaron de admirador del nazismo al doctor Ramón Carrillo, ministro de Salud de Perón, pero reconocido por todo el arco político como el mentor del sistema sanitario nacional y su red de hospitales públicos. Indignación en su familia


El ministro de Salud, Ginés González García, rechazó las acusaciones que hizo una entidad judía contra el histórico sanitarista Ramón Carrillo, quien fue tildado de "admirador de Hitler", y afirmó que "es el viejo odio contra lo nacional y popular que reaparece", en medio de una polémica que no cesa.

"Querido Ramón Carrillo, perdonalos. Es el viejo odio contra lo nacional y popular que reaparece", sostuvo el funcionario nacional.

A través de su cuenta de Twitter, el titular de la cartera sanitaria defendió la figura del ministro de Salud de Juan Domingo Perón luego de la polémica generada por las afirmaciones que hizo el Centro Simón Wiesenthal ante la posibilidad de que fuera homenajeado en un eventual billete de 5 mil pesos, ue desde el Gobierno nacional se negó que esté planificándose imprimir, al menos en el corto plazo.

"Ramón Carrillo también fue un admirador de Hitler: se sacó fotos con él", había lanzado el director del organismo para América Latina, Ariel Gelblung.

Las afirmaciones de Gelblung fueron desmentidas también por el secretario de Atención Ciudadana y Gestión Comunal porteño, Facundo Carrillo, quien rechazó durante las semanas las acusaciones del Centro Simón{ Wiesenthal al tildar de simpatizante del nazismo a su abuelo, el sanitarista Ramón Carrillo, y aseguró que fue "un baldazo de agua fría" para su familia.

"Fue como un baldazo de agua fría. A mi abuelo le hicieron homenajes gobiernos radicales, peronistas, de todos los colores y jamás se habían atrevido a decir semejante cosa", sostuvo el funcionario de la Ciudad, en medio de la polémica generada por las críticas que recibió la hipotética inclusión de la imagen de Carrillo
en el nuevo billete de 5.000 pesos, que se niega esté en los planes imprimir en lo inmediato.

El nieto del sanitarista afirmó que los cuestionamientos que hizo el Centro Simón Wiesenthal contra el histórico ministro de Salud de Juan Domingo Perón "angustió mucho" a la familia y las tildó de "ridículas". "Tratamos de hablar con este centro para saber cuáles eran las pruebas para decir semejante aberración. La respuesta fue entre dubitativa e irresponsable, porque nos dijeron que se habían basado en una película", contó.

Finalmente, Facundo Carrillo destacó que estuvo en contacto con la DAIA y le brindó información sobre el vínculo que había tenido su abuelo con la comunidad judía: "Me dijeron que lo iban a defender y que no iban a salir a decir algo que no está comprobado".

Por su parte, el historiador y vicepresidente de la Universidad de Tel Aviv, Raanan Rein, aseguró que le parece "tirado de los pelos" acusar al ex ministro de Salud Ramón Carrillo, luego de la polémica generado por las críticas que recibió la posible inclusión de su imagen en el billete de 5 mil pesos.

"El hecho que Ramón Carrillo haya presenciado un acto de Hitler ante sus fans, no hace lugar a tildarlo como admirador del nazismo, me parece tirado de los pelos y no tiene sentido para nada", afirmó el titular de la cátedra Elías Sourasky de Historia española y latinoamericana.

El especialista afirmó que se sintió "muy incómodo" al leer "cosas publicadas" sobre Carrillo, y enfatizó que "no se lo puede tildar de nazi", sin conocer su vida con el rigor histórico.

De esta manera, Rein se refirió a las críticas que realizó el Centro Simón Wiesenthal. "Luego de terminar sus estudios de medicina en 1930 la Universidad de Buenos Aires, le otorgan una beca de dos años a Europa, donde pasa el mayor tiempo en Holanda, y en octubre de 1932 viaja durante un mes a Berlín", recordó el israelí sobre el histórico ministro de Salud de Juan Domingo Perón.

Y añadió: "Todo lo vinculado con Alemania era un aspecto marginal en la trayectoria de Ramón Carrillo".

En medio de la polémica, el senador bonaerense por el Frente de Todos, Gustavo Traverso, presentó un proyecto para reivindicar el rol fundamental del primer sanitarista en nuestro país, Ramón Carrillo y mentor de que “hoy contemos con recursos estructurales para dar respuesta a una pandemia, a pesar del daño producido por el neoliberalismo”, afirmó el legislador.

El doctor Carrillo es considerado como el más grande de los médicos sanitaristas de la Argentina y es muy posible que en América Latina no haya parangón igual. Fue un verdadero constructor de la salud pública en el país desde los hospitales públicos diseminados en el país que aconsejó al gobierno de Perón para que se llevaran a cabo en lugares alejados de los grandes centros urbanos hasta las pequeñas salas de primeros auxilios. Todo esto fue producto de la iniciativa de este hombre que falleció un 20 de diciembre de 1956, exiliado, difamado y e la más absoluta pobreza con apenas 50 años de edad.

Murió en Belén do Pará, Brasil, de donde fue repatriado luego de muchos años y hoy descansan sus restos en Argentina.

Rein se preguntó ¿de dónde surgió esta acusación contra Carrillo como admirador del Führer? Se trata de la misma lógica que hace que si Perón estaba en Italia en tiempos de Mussolini, entonces necesariamente se convirtió en fascista. Entonces, si Carrillo visitó Alemania en los años treinta ¿no significaría necesariamente que se convirtió en nazi?

La respuesta simple es no, tanto en lo que concierne a Perón como en lo referente a Carrillo. Por su brillante carrera académica, la UBA otorgó a Carrillo una beca de dos años para perfeccionar sus conocimientos en neurocirugía en Europa. Recorrió instituciones médicas en Ámsterdam, París y Berlín. Es probable que en Alemania haya presenciado un mitin con Hitler, como cuenta en sus trabajos la historiadora Karina Ramacciotti. En 1933 Carrillo ya estaba de regreso en Buenos Aires. En su viaje, logró escuchar la oratoria de un dirigente alemán en sus inicios políticos. En aquel momento la mayoría de la gente no podía imaginar cómo iba a evolucionar la política del nacionalsocialismo a lo largo de los años 30, ni hablar de la Guerra Mundial, sus consecuencias catastróficas ni la hecatombe del pueblo judío. En 1935 Winston Churchill todavía pudo escribir: “Es en este misterio del futuro que la Historia declarará a Hitler como un monstruo o como un héroe”. ¿Eso significaría que tenemos que considerarlo a Churchill como tolerante hacia Hitler y el nazismo?

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS