domingo 20 de septiembre de 2020 - Edición Nº915
Editor Platense » Clubes y deportes » 14 abr 2020

EFECTO CORONAVIRUS

La pelota no rueda y hay 4.000 "empleados por reunión" de los clubes que no cobran un peso

La difícil situación de quienes se ocupan de que los partidos de fútbol puedan jugarse. Se trata del personal de la rama por reunión que nuclea el sindicato de entidades deportivas y civiles (UTEDYC) y que sin actividad deportiva priva a sus empleados de obtener ingreso alguno


Por:
Guillermina Inchaurregui

Ir a la cancha a ver al club de los amores puede, a veces, ignorar situaciones cotidianas que se presentan desde el viaje hasta el pitido inicial del juez que da lugar al espectáculo deportivo en cuestión: comprar la entrada (o poseer el carnet ya abonado en el caso de los socios), hacer la fila para el ingreso, el cacheo policial, comprar semillitas o algo para comer y luego una vez con el ticket cortado o el carnet identificado ya buscar lugar en la tribuna previo al cotejo. 

En esa secuencia que simplemente ‘sucede’ se suele pasar por alto a un grupo de personas de las cuales depende todo partido: los empleados por reunión, o ‘jornaleros’. Son quienes venden y controlan las entradas para el acceso al estadio, aquellos que se encargan de abrir los diferentes accesos, o quienes acomodan al público en sus butacas. Aunque parezcan desapercibidos, sin ellos no se puede realizar un partido. 

Cada club de fútbol adherido a la Asociación de Futbol Argentino tiene personal por reunión que, junto con los empleados de la planta permanente, están representados por UTEDYC, como así también lo están las trabajadoras y trabajadores de colegios y cajas profesionales, de los empleados de los sindicatos, hoteles sindicales y colonias de vacaciones, de cooperativas, de instituciones dedicadas a la actividad deportiva con o sin fines de lucro, de organismos no gubernamentales de carácter civil, entre otros.

Sin personal por reunión no hay fútbol, y viceversa.

Como todo trabajador efectivo, cuentan con aportes jubilatorios, una obra social propia (OSPEDyC) y aguinaldo. Sin embargo no poseen vacaciones pagas. Es decir: Si no hay jornada, no hay sueldo. Ya sea por el párate en fecha FIFA, por el fin de campeonato o por una fecha suspendida. Además, si un partido se juega a puertas cerradas (sin público), sólo trabaja el diez por ciento del personal. El resto, ni trabaja, ni cobra. Sin dudas es una profesión que no sólo depende de que la pelota ruede, sino también de que el público asista.

Ante esta situación, con las actuales medidas adoptadas por el Gobierno Nacional en materia de prevención contra la propagación del nuevo Covid-19, alrededor de 4.000 empleados por reunión están hoy imposibilitados de realizar su trabajo y por consiguiente, de obtener ingresos, del cual un 60 por ciento registra como su único sustento. Además, muchos trabajadores y trabajadoras se vieron negados a la solicitud del Ingreso Familiar de Emergencia, dispuesto por el Estado, por el hecho de contar con un recibo de sueldo, pese a que el jornal sea inferior a la mínima. 


 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS