miércoles 23 de septiembre de 2020 - Edición Nº918
Editor Platense » Internacionales » 27 mar 2020

En una plaza de San Pedro desierta

El Papa pidió "remar unidos" para enfrentar el coronavirus

En una histórica bendición plenaria, Francisco dijo que "nos dimos cuenta que estamos todos en la misma barca" a través de los medios de comunicación y las redes sociales


El Papa Francisco rezó este viernes en la Plaza San Pedro del Vaticano sin la presencia de fieles y dijo que ante la pandemia de coronavirus "nos dimos cuenta que estábamos en la misma barca", por lo que invitó a "remar juntos" para superar la situación.

"Nos dimos cuenta que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados pero al mismo tiempo importantes y necesarios. Todos llamados a remar juntos. Todos reconfortados de estar juntos. En esta barca estamos todos, todos. Como esos discípulos que hablan con una única voz y con angustia dicen estamos perdidos", expresó el Papa en un ritual único durante el cual dio la bendición a los fieles y que fue transmitido por los medios de comunicación y las redes sociales.

En su indulgencia plenaria universal, el Sumo Pontífice siguió: "También nosotros nos damos cuenta que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta sino todos juntos".

Antes, había dicho que "desde hace algunas semanas parece que todo se ha oscurecido, densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades. Se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso. Se palpita en el aire, se siente en los gestos y lo dicen las miradas. Nos encontramos asustados y perdidos. Al igual que los discípulos del Evangelio nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa".

El Pontífice también elevó una súplica en estos momentos de prueba: “mientras estamos en mares agitados, te suplicamos: Despierta, Señor””. El Papa asegura que "hemos avanzado rápidamente, sintiéndonos fuertes y capaces de todo y codiciosos de ganancias – dice – nos hemos dejado absorber por lo material y trastornar por la prisa”. Es en este momento en el que el Papa, asegura que “no nos hemos detenido ante sus llamadas”, tampoco “nos hemos despertado ante guerras e injusticias del mundo” ni “hemos escuchado el grito de los pobres y de nuestro planeta gravemente enfermo”. De hecho, dice, “hemos continuado imperturbables, pensando en mantenernos siempre sanos en un mundo enfermo”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS