sábado 08 de agosto de 2020 - Edición Nº872
Editor Platense » Política y Economía » 18 ene 2020

Argentina frente al fin de la guerra comercial de Estados Unidos y China

Si bien el primer paso para desatar el conflicto genera alivio en el mundo, no todas son buenas noticias


Por:
Roberto Pascual

La fase uno del acuerdo económico y comercial firmado esta semana entre Estados Unidos y China es visto en el mundo con un enorme alivio. Sin embargo podría tener un impacto negativo para Argentina y afectar aún más el intercambio comercial con el gigante asiático que hasta noviembre del año pasado arrojó un déficit de 2.186 millones de dólares.

Al respecto un trabajo conjunto de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y del Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales (INAI), advierte sobre las consecuencias que el  acuerdo, un primer paso para poner punto final a la guerra comercial iniciado en 2018 entre las dos mayores economías del mundo.

La reacción a la firma del miércoles no se hizo esperar y las principales acciones en Wall Street registraron alzas récord tras la firma de un documento que parece poner paños fríos a una guerra comercial que afectaba a la economía de todo el mundo.

Sin embargo es claro que han quedado varios temas pendientes, que resultará muy difícil que terminen en un acuerdo definitivo. Los expertos aseguran que la falta de detalles sobre el encuentro bilateral entre el presidente norteamericano Donald Trump y el viceprimer ministro chino, Liu He evidencia las dificultades para resolver las grandes diferencias en materia de propiedad intelectual, transferencia de tecnología, acceso al mercado y las aspiraciones industriales de alta tecnología chinas.

Según los especialistas, sin un cambio drástico de la estructura de la economía china, ambos países no resolverán sus diferencias en estos aspectos, al menos en el corto plazo. Pero es claro que Pekín no está dispuesto a aceptar las condiciones que demanda Trump. Alguna señal al respecto fue la presencia a la firma de la primera parte de este acuerdo -que debería complementarse con uno de mayor alcance a mediano plazo- de un funcionario de segunda línea del gobierno de Xi Jinping, un detalle que una nota firmada para la ocasión por el presidente chino no pudo minimizar.
Más allá de la conveniencia a nivel global de este acuerdo, ya que la crisis claramente estaba haciéndose sentir en el nivel de actividad de ambos países, implica aspectos destinados claramente a mejorar el acceso de productos primarios estadounidenses a China. Y es precisamente allí donde el acuerdo tendría efectos negativos para las exportaciones argentinas.

Si bien algunos observadores estiman que el principio de acuerdo entre Estados Unidos y China favorecería que nuestro país tenga la chance de recuperar  algunos mercados para su molienda de soja, el estudio de la Bolsa de Comercio y el INAI señala que si los montos comprometidos de compras chinas para productos primarios llegan a cumplirse, afectaría a otros productores, entre los cuales claramente Argentina ocupa un lugar destacado.

 Es claro que el principal perjudicado por esta situación seria Brasil, dado que fue el mayor proveedor que reemplazó al poroto de soja de origen estadounidense que adquiría China. En cambio, aseguran, podría provocar una conveniente suba de precios de otros subproductos que beneficiaría a la Argentina que a diferencia de Brasil exporta mucho más soja elaborada y no tantos porotos.

Según el trabajo de la INAI, China se compromete a comprar de Estados Unidos no menos de 12.500 millones de dólares adicionales al monto de referencia en el 2020 en 2021, y no menos de 19.500  millones por encima del 2017. Si bien el compromiso es por dos años, proyectan que la trayectoria de aumento en las exportaciones continuará entre 2022 y 2025.

Dentro de la categoría “2. Agricultura” el acuerdo incluye las oleaginosas, carnes, cereales, algodón, productos de la pesca y otros productos agrícolas.

Según los últimos datos difundidos por el Indec, los 13.710 millones de dólares de superávit que se registró en los primeros once meses del año se deben principalmente a un incremento del 28,6% respecto al acumulado de los primeros once meses del 2018 en productos primarios y del 3,7% en manufacturas de origen agropecuario. Eso más allá de la caída de las importaciones que también ayudan a comprender el fenómeno.

Así en los once meses de 2019, las exportaciones totales acumuladas de la Argentina alcanzaron 59.702 millones de dólares, con un incremento de 5,8% respecto de igual período del año anterior, es decir 3.257 millones de dólares. Los mayores aumentos interanuales de las exportaciones de los once meses de 2019 fueron: semillas y frutos oleaginosos –fundamentalmente porotos de soja- excluidos para siembra-, cereales –principalmente maíz en grano y cebada en grano; carne y despojos comestibles –en particular carne bovina-, entre otros, que compensaron la  la caída de las exportaciones de origen industrial, especialmente autos y sus derivados a Brasil. De allí el temor que genera el acuerdo entre Estados Unidos y China para los productores de soja argentino.

Pero además el gigante asiático se convirtió en uno de los principales mercados para las carnes argentinas. En efecto en el último informe de Ciccra, la cámara que agrupa a los frigoríficos nacionales, en noviembre se exportaron 81.000 toneladas de carne con un incremento del 46,7% interanual, y en los primeros once meses del año se alcanzaron las 750.100 toneladas con una mejora acumulado de 49,2% respecto a los once primeros meses del año anterior, lo que significó una facturación de 2.735,5 millones de dólares. De ese total el 75% se destinaron al mercado chino, lo que también explica los temores por  el impacto que este acuerdo entre Washington y Pekín pueda tener para el incipiente mercado exportador de carne bovina de nuestro país.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

Advertisement

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS