jueves 01 de octubre de 2020 - Edición Nº926
Editor Platense » Nacionales » 25 sep 2019

Un conflicto con ARBA podría derivar en el desabastecimiento de carne en la Provincia

El por el pago de Ingresos Brutos de los matarifes


Por:
Alejandro Salamone

Un problema impositivo denunciado esta tarde a El Editor Platense por los matarifes contra ARBA por el pago de Ingresos Brutos podría derivar en el desabasticimiento de carne en toda la provincia de Buenos Aires, advirtieron desde la Cámara que agrupa al sector. 

En el marco de la Mesa de Ganados y Carnes, el espacio sectorial propuesto por el Gobierno nacional y que reúne a la industria, producción y autoridades, uno de los temas centrales es la transparencia comercial. En este escenario, la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA) participa en estas reuniones        –encabezadas por el presidente Mauricio Macri en diez ocasiones- con el objetivo de reducir la informalidad en el sector.

En el transcurso del año y luego de arduas negociaciones, se logró encarrilar a través de AFIP el uso del Remito Electrónico Cárnico (REC), un documento usado para el traslado de carnes y subproductos derivado de la faena de hacienda bovina. Pero más allá de esta situación, el principal problema que atraviesan los matarifes es el pago de Ingresos Brutos en el ámbito de la provincia de Buenos Aires.

Consultados por El Editor Platense, desde la entidad señalaron que el conflicto se remonta a finales de 2017, cuando ARBA conminó a frigoríficos y matarifes a registrarse como agentes de percepción de ese tributo. Así, los matarifes tenían que retener hasta un 8%. Pasando en limpio: estos empresarios debían ejercer el poder de policía que no aplicaba el ente recaudador e ir contra sus propios clientes. Un dato a tener en cuenta es que en el ámbito bonaerense y según estimaron desde CAMyA, casi el 80% de las carnicerías no se hallan en regla. 

ARDUAS NEGOCIACIONES

Luego de un tenso ida y vuelta, ambas partes acordaron que se dejaría una “tarifa plana” del 1,75% para todas las carnicerías (inscriptas o no), retroactiva al 1° de enero de 2018. Pero según reclamaron los matarifes, el organismo encabezado por Gastón Fosatti no respetó este convenio, volvió sobre sus pasos y avisó que la retroactividad corría a partir del 1° de abril. Así, les llegaron multas por esos tres meses no facturados que en algunos casos ascendieron a los 8 millones de pesos. 

Ante esta situación y las reiteradas negativas de Fosatti a reunirse con los matarifes, la cámara que los representa emitió esta semana un duro comunicado en donde dejan por demás claro su disgusto. El presidente de CAMyA, Leonardo Rafael, advirtió sobre una persecución de ARBA. “Nos solicitaron el listado de socios y desplegaron sobre ellos y sobre otros matarifes diferentes procesos de intimación y fiscalización, con una actitud claramente persecutoria, castigando incluso a aquellos contribuyentes que tenían todo en orden”, afirmó. 

Además, agregó que “solo por el hecho de ser matarifes y pertenecer a CAMyA nos impusieron multas de valores exorbitantes que no tienen nada que ver con los volúmenes que maneja un matarife promedio”.

Ante esta situación y al entender que ARBA no busca una salida a esta situación, advirtieron que tras realizar una asamblea analizan la posibilidad de implementar medidas de fuerza, que podrían reflejarse en un desabastecimiento de carne en toda la provincia. Un punto no menor es que los matarifes manejan el 80% de la faena a nivel nacional. “Si en Buenos Aires llega a faltar carne, la culpa será de Gastón Fosatti”, remarcó Rafael. 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS