martes 19 de febrero de 2019 - Edición Nº336
Editor Platense » La Plata » 2 jun 2018

FOTO UNICA Y EXCLUSIVA

Desesperados intentos para que la elefanta Pelusa se ponga de pie. Foto exclusiva cuando a la madrugada se enredó con alambres perimetrales

Quedó anoche atrapada en la alambrada que se preparó en su hábitat, se cayó lastimada y no volvió a levantarse. Hasta los bomberos trabajaron toda la tarde pero sigue caída. Gran preocupación y el zoo cerrado al público


La salud de la elefanta Pelusa está muy complicada. Con el zoológico cerrado al público la de hoy fue una tarde de intenso movimiento en el Bosque, con veterniarios, personal especializado, efectivos de la policía y una dotación de bomberos del cuartel La Plata que intentaron, entre todos, poner de pie al animal que sin embargo sigue caído, sin poder reaccionar, según pudo chequear EL EDITOR PLATENSE, presente en el lugar.

Pelusa cayó luego de caminar, meter la cabeza y enredarse en el alambrado de su hábitat, especialmente preparado para que se recupere de sus problemas de salud y poder viajar a Brasil. La foto de alto impacto que obtuvo este medio muestra el momento en que eso sucede. Expertos que prefirieron dejar en reserva su nombre señalaron que "es un disparate poner alambres perimetrales a este tipo de animales, no es lo adecuado y ahora eso queda a las claras", indicaron.

Desde la mañana la Municipalidad busca llevar tranquilidad a la gente, a los ambientalistas que esperan el tan ansiado viaje final de Pelusa a un santuario de elefantes en Brasil, pero lejos de eso, la elefanta sigue caída sin poder levantarse a pesar de los esfuerzos de todos.

Este medio estuvo toda la tarde en el Zoo y pudo obtener fotos del inmenso operativo para recuperar a Pelusa que muestran cómo iban y venían al menos unas 50 personas desde el servicio veterinario del predio hasta el hábitat del animal, separado por apenas unos 70 metros.

Los expertos señalan que "por lo general los elefantes no pueden tumbarse mucho tiempo porque eso no los beneficia por su enorme peso. Puede dañar sus órganos internos y la presión afectar su corazón y pulmones, a veces causando un paro respiratorio y cardíaco. La presión originada en caderas y parte posterior es muy fuerte, por eso duermen molestos en posiciones tumbadas. A veces si se sienten muy enfermos pasan más tiempo recostados y esto puede provocar muchas veces su muerte".

Con esta visión de un especialista, cuesta creer que Pelusa se haya acostado y que ese sea, como dijeron al principio, "un buen síntoma" para el animal. Y hay más, lo curioso de los elefantes es que "duermen pocas horas al día, unas cuatro apróximadamente. Y pueden hacerlo de pie y para ayudarse se apoyan en algún árbol cerano o se sostienen de alguna rama fuerte y cuando se recuestan lo hacen durante poco tiempo. No fue este el caso, ya que en la foto no se la ve recostada a Pelusa, sino con su cabeza entre la alambrada.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS