domingo 22 de septiembre de 2019 - Edición Nº551
Editor Platense » El Lobo y El Pincha » 8 sep 2019

La emoción del 10 al ingresar al estadio: "Nos vamos a matar corriendo, hay que trabar con la cabeza"


Por:
Mauricio Bustos, Jonatan Grima y Alejandro Salamone

El astro Diego Armando Maradona rompió en llanto hoy al ingresar al estadio "Juan Carmelo Zerillo", repleto con más de 25 mil hinchas de Gimnasia, que se congregaron para ver su primer entrenamiento como director técnico en el que prometió que su equipo se "va a matar corriendo" para lograr la permanencia en la Superliga.

"Nos vamos a matar corriendo en esta cancha", les dijo Maradona, de 58 años, a los hinchas en las tribunas -donde por ejemplo estuvo el mediocampista de River Ignacio Fernández, ídolo del "Lobo"-, a un lado del capitán Lucas Licht, y frente al resto del plantel del "tripero", que se reunió alrededor del círculo central.

"¿Cómo puedo explicar yo con palabras lo que siento? Por eso me puse a llorar, le dejo un legado a mis hijos y algo al deporte argentino. No me esperaba esto, cuando lo vi no lo podía creer", afirmó.

Su ingreso el césped del "Bosque" platense fue el corolario de una semana repleta de adrenalina, desde aquel rechazo que el propio Maradona se encargó de desmentir, hasta la firma del contrato por una temporada, que lo ubicó como sucesor de Hernán Darío Ortíz.

Hubo humo azul y blanco, una bandera gigante del "Lobo", otros "trapos" con la cara de Diego, arengas, lágrimas, y todo el cancionero de la hinchada.

 Ahora llegará el momento de la verdad, de que el "Diez" tenga su oportunidad como entrenador en el fútbol argentino, 24 años después de aquellas experiencias fallidas en Mandiyú de Corrientes y Racing, y tras haber navegado por diferentes ligas de menor rango.

"Por supuesto que quería dirigir en Argentina, el tema era otra personas, eran Blatter y Grondona, que apuraban a los presidentes para que no me contraten", indicó.

Más allá de su paso por la Selección argentina, lo que genera Maradona es magnético y, tanto para los jugadores como para los hinchas, representa un valor agregado superior al que hasta se le perdona que, durante su arenga, haya cantado por "volver" a Primera, cuando el "Lobo" todavía está jugando en la élite.

"Después de la Selección argentina me hicieron una cruz y todos sabían todo. En 1994, Blatter con Grondona me borraron, pero estoy acá de pie, como quería la "Tota" (su madre), que me decía: ´No te mueras por esa porquería´", confesó.

En números, Gimnasia todavía no ganó en la Superliga (un empate y cuatro derrotas), está último tanto en la tabla de posiciones como en los promedios y lo separan once puntos de Colón de Santa Fe, quien estaría evitando el descenso.

El debut oficial de Maradona como técnico de Gimnasia La Plata será el domingo 15 de septiembre a las 11  en el partido en el cual el "Lobo" recibirá a Racing, el vigente campeón de la Superliga.

INGRESO SOÑADO

Pocos minutos antes de las 14:00, la hora señalada por la dirigencia para la convocatoria del plantel para la práctica, Maradona salió por la manga inflable del "Lobo" y recorrió los 50 metros que lo separaban del círculo central ayudado por un carrito motorizado.

"Ustedes van a ser los que nos den la fuerza para ganar los partidos, ¡y los vamos a ganar! El domingo nos vamos a jugar la vida. Acá no se juega con revólveres, acá se tira el centro atrás y se la da al compañero para que festejemos todos juntos", afirmó Maradona.

El astro estuvo acompañado por sus ayudantes de campo, Sebastián "Gallego" Méndez y Adrián González, más Gastón Romero como entrenador de arqueros y Hernán Castex, quien se desempeñará como preparador físico. También estuvo Mariano Messera, quien había tomado el cargo interinamente tras la salida del "Indio" Ortíz.

Con ellos, programó un entrenamiento liviano, en el que se lo vio participativo incluso teniendo un lugar importante en un trabajo "simple", donde le tiraba con sus manos la pelota a los futbolistas, que debían resolver frente a él y rematar al arco.

Y fiel a su costumbre, no pudo evitar la polémica, porque ante el canto de la famosa canción "el que no salta, es un inglés" se puso a brincar mesuradamente por su reciente operación de rodilla, pero se encargó de recordar, sin nombrarlo, al presidente de Estudiantes, Juan Sebastián Verón.

"A Gimnasia lo vine a ver y tenía un ´ocho´ que la rompía y decía que tenía que jugar en Europa. Yo a los de enfrente, no les digo nada porque quiero ser respetuoso, como no lo son ellos", aseguró, seguido por una sonrisa cómplice y el referido canto de toda la cancha.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

100%
El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio