viernes 25 de septiembre de 2020 - Edición Nº920
Editor Platense » Policiales » 31 ago 2019

Datos exclusivos, parte 2

Femicidio de Laura Gutiérrez: las dudas que todavía hay en la investigación

Los pesquisas dudan que él se haya pegado el tiro inmediatamente después del crimen, y creen que pudo haberse presentando en la casa de su ex horas antes del asesinato


Por:
Nicolás Fábrega

A una semana del brutal femicidio que tuvo como víctima a Laura Gutiérrez, la sargento del Comando de Patrullas La Plata de 30 años, la investigación avanza, pese a que el caso está prácticamente esclarecido. La Justicia de nuestra ciudad no tiene duda alguna de la responsabilidad en el hecho de Danilo Acevedo, el oficial del cuerpo de Caballería quien había estado en pareja con la mujer durante dos años, hasta que en febrero se rompió todo vínculo.

Mientras él agoniza en el Policlínico San Martín, producto del tiro que se pegó en la cabeza tras el crimen, los pesquisas se hacen algunas preguntas que todavía no tiene respuestas. O no tienen respuestas contundentes.

Laura Gutiérrez

La principal es determinar si el asesino intentó quitarse su vida inmediatamente después de terminar con la de Laura, o si pensó qué hacer durante un tiempo todavía difuso. “Es llamativo que haya estado, como se sospechó en un inicio, más de 12 horas agonizando, con un disparo en el cráneo y perdiendo sangre de manera constante”, le contó un vocero calificado a El Editor Platense. Relató que “científicamente es casi imposible sobrevivir tanto tiempo en esas condiciones. El cuerpo va tomando reacciones de defensa que imposibilita el deceso hasta un cierto límite, pero esto supera toda lógica. Desangrarse durante 12 horas con un tiro en el cerebro y no morir, es milagroso”.

Bajo esa hipótesis, Acevedo no se habría descerrajado un tiro entre las 12 y las 13 del pasado sábado. En esa franja horaria, un vecino del departamento donde ocurrió todo –en 2 entre 61 y 62- oyó cuatro detonaciones, que en un principio confundió con los “cortes que hacen las motos a través de los caños de escape, o hasta con martillazos”, dijo una segunda fuente. Lo cierto es que Gutiérrez recibió cuatro impactos en diferentes zonas del cuerpo: brazo, cuello, pecho y estómago. Ahora, si el imputado no se disparó después de cometer el femicidio, ¿qué hizo en la casa? ¿Pensó en escapar? ¿Le escribió o llamó a alguien? ¿Cuánto tiempo estuvo con el cadáver de la mujer antes de tomar la decisión de reventarse el cráneo? Esos interrogantes busca responder el Gabinete de Homicidios de la DDI, y para eso será fundamental el análisis a los teléfonos celulares incautados en la escena del crimen. Si él se comunicó con alguien, debió haber usado el aparato tecnológico, quedando todo allí.

La posibilidad de una larga discusión

 Otro ruido que se desprende de la causa es determinar con precisión la hora exacta en la que él llegó hasta el inmueble de ella, y donde alguna vez también vivió. Se sabe que la parte más caliente de la discusión fue en horas del mediodía, cuando se materializaron las detonaciones, pero hay datos para sospechar que Acevedo se presentó mucho tiempo antes.

Ver: la pesadilla secreta de la sargento asesinada 

“Si bien ella no era numeraria fija de los servicios de cancha, solía cubrirlos. El día en que se produjo este desastre jugaba Gimnasia contra Defensa y Justicia en el Bosque. El partido era a las 13 y ella debía presentarse a trabajar a las 9: para los servicios de cancha hay que estar cuatro horas antes”, le confirmó a este medio una voz autorizada.

Danilo Acevedo

De esta manera, el asesino tuvo que haber ido antes de las 9: si lo hacía después, se hubiese encontrado con el departamento vacío. Bajo esa posibilidad, tocó el timbre aun cuando Laura no se había ido, ella le abrió y se inició entonces una discusión. Los llamados y mensajes que realizaron compañeros de la mujer para saber dónde estaba nunca fueron atendidos ni devueltos. “Es probable que él le haya quitado el celular, de lo contrario ella hubiese respondido. En ese mismo sentido, también hubiese avisado si tenía algún contratiempo que le haya imposibilitado ir a trabajar”, añadió el investigador consultado.

¿Pudieron haber estado discutiendo desde antes de las 9 hasta las 12, cuando se produjeron los disparos? Los pesquisas así lo creen. “Seguramente pasó algo grave antes de que él la mate y que llevó a que Laura no esté atenta a su teléfono”, finalizó el vocero.

Otro punto todavía abierto es por qué la mujer le permitió el acceso a su ex, cuando la relación entre ellos no sólo había culminado hacía seis meses, sino que tampoco era buena. Una teoría indica que lo hizo porque “a él le había salido finalmente el traslado para Mar del Plata” y podía tratarse de una especie de despedida definitiva.

Varios detalles y preguntas quedan todavía flotando en el aire, sin que nadie pueda responderlos hasta el momento.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS