domingo 22 de septiembre de 2019 - Edición Nº551
Editor Platense » La Región » 28 ago 2019

El "telo" de 1 y 61 deberá indemnizar a un vecino por los ruidos molestos y los profilácticos que caían hacia su patio

La cabecera de su cama da a la habitación 22, expresó el daminificado


Harto de no poder recibir visitas en su casa por los ruidos que provenían del albergue transitorio de 1 entre 61 y 62, que se encuentra al lado de su casa, un vecino realizó la denuncia al lugar. Ahora, la justicia determinó que el "telo"  deberá indemnizarlo por $700 mil.

El hombre damnificado es Jorge Ruiz que se decidió a hacer una demanda por ruidos molestos en 2014, dado que su vivienda está pegada a la habitación del hotel ubicado en la calle 1 entre 61 y 62 de la capital provincial, según consignó un canal capitalino quien entrevistó al hombre. 

"El problema comenzó hace muchos años, en 2014, aunque los ruidos vienen desde 2008. Durante más de 10 años cayeron desde la terraza del lugar hacia mi patio: preservativos; latas de gaseosas; vasos de plásticos; sobres de jabones y fundas de almohadas", relató en declaraciones al mencionado medio.

Al respecto, sostuvo que "la cabecera de mi cama da al baño de la habitación 22, y mi living da directo a esa habitación que es la que está en la planta baja del hotel y es la que más se usa. Ellos tienen una terraza donde cuelgan la ropa y el viento la tira acá".

Luego de una serie de estudios hechos por profesionales, se comprobó lo que Ruiz decía: que el ruido superaba los decibeles permitidos. Ahora, casi 5 años después de que intervino la Justicia, tuvo una buena noticia dado que falló a su favor y le exige a los dueños del hotel que lo indemnicen con una suma de $500 mil más intereses, lo que hace que el dinero alcance los $700.000. Sin embargo, desde el albergue se niegan a abonar esa cifra.

De acuerdo a los que consta en el expediente judicial, Ruiz tuvo consecuencias en la salud por este tema, dado que no podía dormir en toda la noche. También padeció estrés; problemas de acidez y de alimentación. A su vez, perdió un trabajo porque no llegaba a horario por no poder descansar de la manera correcta.

Con todo este escenario y las pruebas a favor del vecino, la jueza que intervino en el caso condenó a los propietarios del albergue a pagar la suma planteada, dado que los ruidos excedían la normal tolerancia permitida. Ahora, desde el hotel no sólo no quieren pagar esa cifra sino que al mismo tiempo incumplen una orden judicial que los instó a acondicionar el lavadero con materiales acústicos para disminuir la vibración.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

100%
El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio El Editor Platense Radio