GÉNEROINTERÉS GENERALSALUD

Mito o verdad: ¿Es bueno comer la placenta luego de dar a luz?

Kim Kardashian, Evaluna y Barby Franco, la mujer de Burlando, compartieron con orgullo que ingirieron placenta luego de tener a sus hijos; en el caso de Barby, aunque su hijo no nació, mantiene ese deseo en mente.

Así como ellas, otras celebridades también comentaron que realizaron esta práctica y ahora es una tendencia que cada día las madres del mundo suman durante su período de embarazo.

Pero, luego de que esta práctica sea repudiada por otras personas, incluyendo  madres, ¿es realmente beneficioso o no?.

 

El Editor Platense habló con Melissa Segura, Licenciada en Obstetricia, quién nos habló sobre los mitos y verdades de esta tendencia.

La placenta es un órgano intrincado que nutre al feto en crecimiento mediante el intercambio de nutrientes y oxígeno y la filtración de desechos a través del cordón umbilical. Sin embargo, hay madres que optan por su consumo.

“La placenta se puede comer de varias formas: cruda, tostada, cocida, en batidos, en estractos o en capsulas. No obstante, esas preparaciones no eliminan los virus o bacterias que podría llegar a tener la placenta. Aunque haya gente que lo avale, relamente no hay estudio científico que te diga que el consumo de la palcenta sea beneficioso”, remarcó Melissa.

Asimismo, la obstetra detalló que esta práctica se trata mas que nada de costumbres o tradiciones asociadaas a rituales. Es decir, en la sociedad, hay ciertas culturas que lo que hacen es que las madres, luego del parto, entierran su placenta como forma de deboción o agradecimiento, entonces las mujeres que consumen placenta lo hacen en forma de fortalecer la unión que una tiene con su bebé.

¿Qué posibles beneficios tiene?

Melissa Segura detalló que entre los beneficios que puede brindar el consumo de la placenta están: la disminución de la depresión post-parto, el aumento de la producción de leche, también proporcionar micronutrientes importantes (como el hierro), y ayuda a dismuir el sangrado post-parto.

Sin embargo, la médica recalcó: “por ahora, no se han visto más beneficios sobre el consumo. Las mujeres que realizan esta práctica lo hacen a través de la encapsulación (pastillas), es la forma más común de tomarla. Pero, nunca se le recomienda a la madre hacer eso, es algo opcional”.

Finalmente a modo de “desmiticar” esta tedencia, Segura concluyó: “Yo como Obstetra no lo recomendería, ya que si no hay ninguna base científica sobre los beneficios, es mejor no poner en riesgo a la madre“.

vidArray

Por

También te puede interesar

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:GÉNERO