EDITORIALSUPER_DESTACADA

Messi es la escarapela del país

Recorrer la ciudad y encontrar personas con la escarapela resulta, lamentablemente, algo muy difícil. Aquel símbolo patrio no se perdió, no, está representado de otra forma.

Sí, hay banderas, afiches, stickers, íconos, emojis, flyers, pintadas, de todo con los colores celeste y blanco. Pero a pocas personas que tengan su escarapela en el corazón.

En las escuelas o en las empresas, en los establecimientos públicos, ahí sean los lugares donde hay mayoría de argentinos vistiendo la escarapela. Pero en la calle, no tantos.

Sin embargo, hay otra escarapela que la vemos todos los días pero no la reconocemos como tal. Y de diferentes tamaños, estilos, reconocibles por su autenticidad o de dudosa procedencia. Pero reconocible.

De vivos celeste y blanca, azul y roja, negra, blanca, rosa. Una escarapela muy colorida, más grande de lo normal. Con inscripciones, números, sponsors, escudos, logos, estrellas.

La escarapela dejó de llevarse en el corazón a ponerse por encima de la piel, cubrir todo el torso. Esa escarapela, que si bien no es la misma que se pensó hace dos siglos, sigue representando al país y encima en todas partes del mundo.

Acá, en Brasil, Estados Unidos, Inglaterra, Japón, China, Sudáfrica, Egipto o en la Antártida, todos conocen esta escarapela. Tiene nombre y apellido, hace magia, se puede ver por televisión, es tangible y a la vez tan añorada que la gente paga por verla.

Se nos fue muy chico, pero nunca olvidó sus creencia, cultura, gastronomía, tonada, viveza. Se la llevaron los españoles, como tantas cosas en nuestra historia, pero allá plantó bandera e hizo que la Argentina sea querida en todo el mundo.

Esa escarapela tiene nombre y apellido. 210 años después, a Manuel Belgrano se le contará -vaya a saber quién- que hoy se la conoce como Lionel Andrés Messi.

¿A cuántos viste con la camiseta de Messi sin importar día patriótico o no? ¿Y cuántos, lamentablemente, portan la escarapela, durante la Semana de Mayo o más allá de los días patrios?

Sin lugar a dudas, no hay olvidar nunca nuestra historia y qué hicieron para que hoy sigan vivos en nuestras memorias.

vidArray

Por

También te puede interesar

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:EDITORIAL