Este decreto fue publicado este lunes en la Gaceta Oficial de Hungría y firmado por el ministro de Interior, Sandor Pinter.

En Hungría, una nueva disposición causó indignación en toda la sociedad: se determinó que antes de someterse a un aborto, la mujer debe presentar un documento que certifica que ha recibido información sobre los signos vitales del feto.

vidArray

Para ello, los médicos deben “proporcionar a la embarazada una indicación de los signos vitales del feto, de una forma claramente identificable”. Según indicaron los medios locales, cuando en el decreto exponen la expresión “los signos vitales”, el Gobierno se refiere a los latidos del corazón.

La actual ley, en vigor desde 1992, determina que entre las semanas 12 y 24 de gestación, la mujer puede optar libremente por el aborto, sin más requisitos que su propia decisión. En casos excepcionales, ante riesgo para la madre o el feto, el aborto es asimismo posible más allá de esas 24 semanas.

En tanto, se conocía que el partido conservador Fidesz de Orbán, cuya mayoría ocupa el Parlamento, había asegurado que no tenía planes de limitar el derecho al aborto.

Sin embargo, la presidenta del país, Katalin Novák, cercana a Orbán, que asumió el poder en mayo pasado, prometió en su campaña electoral que apoyaría a aquellos que “protegen la vida desde la gestación”.

Cabe recalcar que en el mencionado país, de 9,7 millones de habitantes, se registraron 21.907 abortos, según datos de la Oficina de Estadísticas.

By El Editor Platense

Perfil oficial de El Editor Platense. Encontrá todo lo que hay que saber para estar bien informado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *