LA REGIÓNSUPER_DESTACADA

El drama de los estudiantes para alquilar en La Plata

Con la flexibilización de las medidas sanitarias dispuestas por el Gobierno Nacional y la paulatina normalización de las actividades cotidianas, las universidades de nuestra ciudad vuelven a poblarse con jóvenes de todo el país y el exterior.

La llegada de los mismos es un alivio para la ciudad en términos económicos, teniendo en cuenta la gran cantidad de pequeños comercios que viven de la venta y la prestación cotidiana de servicios a este público estudiantil.

Sin embargo, la vuelta a la presencialidad no resulta fácil para más de uno, sobre todo si pensamos en quienes vienen de distintas localidades a transitar por las casas de altos estudios de nuestra ciudad. En este sentido, los alquileres vuelven a estar en el ojo de la tormenta, considerando los diversos obstáculos que deben sortear los interesados en rentar un inmueble en esta capital.

vidArray

“Vine a principios de agosto y todavía no pude irme de lo de mi tía”, nos cuenta Mayra (19), quien vino desde Entre Ríos a estudiar bioquímica en la UNLP. “Tengo la suerte de que ella me haga el aguante, pero la idea es irme lo antes posible. El tema es que no me aceptan una propiedad en mi provincia como garantía, nos cuenta.

“Encima que cuesta encontrar trabajo te piden todo en blanco, y el doble como mínimo del alquiler, confía Emanuel (24), quien vino desde Río Negro a los 18 años para cursar filosofía en nuestra ciudad. “Se hace cada vez más complicado. No es fácil encontrar a alguien que cumpla los requisitos y encima quiera poner el gancho para que vos puedas alquilar”.

Tucumán Actualidad - cartel de alquiler - foto ilustrativa - Tucumán Actualidad

Testimonios como éstos se replican en otros jóvenes consultados. Las quejas más comunes se repiten por cuanto a la situación económica general, la poca disponibilidad de empleo y las bajas remuneraciones, la informalidad de las inmobiliarias y la falta de respuesta de las administraciones de consorcios.

¿Será la continuidad de las clases virtuales una solución para aquellos estudiantes universitarios con menores posibilidades?; ¿Puede la ciudad darse el lujo de ser expulsiva con aquellos que estudiando en sus universidades son claves para la economía local? A falta de una política clara en este sentido, pareciera que sólo el tiempo lo dirá.

Por

También te puede interesar

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:LA REGIÓN