Durante la noche de ayer se celebró la tan esperada boda falsa entre Julieta Poggio, Marcos Ginocchio y Nacho Castañares. Los finalistas estuvieron acompañados de sus compañeros, y fueron protagonistas de un momento memorable.
Julieta fue entregada al altar por Alfa, mientras que Tomás Holder fue el encargado de oficiar la ceremonia. Un dato no menor es que, justo en el momento en el que preguntaron si alguien se oponía al casamiento, Agustín Guardis salió a decir que no estaba de acuerdo.

Documento sin título


Sin embargo, luego confesó que todo se trataba de una broma, y que le deseaba lo mejor a sus compañeros. La poliamorosa pareja cerró el evento con un amoroso beso, que hizo estallar las redes con diversos comentarios.


La ceremonia sirvió para que Juliana y Maxi se comprometieran, pero el hecho encendió la polémica. Las cámaras no captaron el gran momento, y diversos usuarios apuntaron a que se trataría de un ‘castigo’ por parte de la producción, después del duro descargo del participante.


El Conejo fue quien comentó la noticia, y posteriormente, Maxi hizo una serie de publicaciones corroborando la información.

By Náthaly Chanchamire

Licenciada en Comunicación Social, Universidad Santa María (2018). Anzoátegui, Venezuela | 25 años. “A través del periodismo se muestran realidades que forjan la historia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *