LA REGIÓN

Alarma vecinal por la proliferación de alacranes en el centro platense

En los últimos dos meses se alertó sobre la aparición de alacranes en las casas de los vecinos del Parque Saavedra, lo que generó una gran preocupación entre los frentistas.

En dicho contexto, se empezó a cuestionar sobre la sorpresiva proliferación de estos arácnidos y surgió una polémica entre los patenses, como consecuencia.

Desde el Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (Cepave), dependiente del Conicet, detallaron que los alacranes “conviven con nosotros y son parte de la fauna que nos rodea, por lo que lo mejor es actuar preventivamente”.

Según los especialistas, de las aproximadamente 1.400 especies conocidas en el mundo, en nuestro medio habitan dos: el bothriurus bonariensis, que no es venenoso, de color rojizo y negro de hasta seis centímetros; y el tityus trivittatus, venenoso, de mayor tamaño cuya diferencia fundamental está en la cola, donde se ubica el aguijón y, debajo de este, una pequeña espina con la que atacan.

Frente a la situación de los avistamientos en las casas de familia, la preocupación creció más que nada por los niños, que suelen ser los más expuestos. “Ante la aparición de un alacrán, el pequeño debe avisar a un adulto y no tocarlo”, recomendaron desde el Cepave.

En cuanto a las personas mayores, precisaron que “la mayoría de las picaduras se producen porque la persona se pica con el escorpión, en general como consecuencia de ponerse un zapato o meter la mano en un lugar donde había uno. De esta manera, es el individuo el que se pincha con el aguijón que tiene el arácnido en el extremo final del cuerpo”.

¿Cuáles son los síntomas de la picadura?

Los síntomas más conocidos frente al contacto con un alacrán se dividen en dos: De un lado están los de síndrome local, caracterizado por dolor, edema, eritema localizado, sensación de adormecimiento, anestesia alrededor de la inoculación o contracciones musculares fibrilares. Y por otro, el síndrome general que se vincula a piel pálida y sudorosa, cefalea, vértigo, astenia, somnolencia o excitación y delirio, secreción nasal, disminución de la frecuencia respiratoria y cardíaca, entre otros.

¿Cómo prevenir el contacto con un alacrán? 
  • Revisar y sacudir la ropa de cama, prendas de vestir y calzado.
  • Evitar caminar descalzo, en jardines, entre piedras o ladrillos.
  • Se recomienda el aseo de ambientes, controlar la entrada y salida de cañerías.

Ante una picadura, se debe asistir al Centro de Asesoramiento y Asistencia Toxicológica del Hospital Interzonal de Agudos Especializado en Pediatría “Sor María Ludovica”, ubicado en calle 14 n°1631 o comunicarse al 0800-222-9911.

Por

También te puede interesar

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:LA REGIÓN